martes, abril 05, 2016

ANDRINO, GITANO MARQUÉS Y "FALANGISTA"

"Monarquía, Iglesia, aristocracia, milicia, ponen nerviosos a los intelectuales de izquierda, de una izquierda que para estos efectos empieza bastante a la derecha. No es que sometan aquellas instituciones a crítica; es que, en presencia de ellas, les acomete un desasosiego ancestral como el que acomete a los gitanos cuando se les nombra a la bicha"(José Antonio Primo de Rivera "Germanos contra bereberes")
Manuel Andrino es vox populi nieto de un jefe de clan gitano (“el marqués”) de la provincia de Madrid. ¿Ninguna relación de causa a efecto entre esa circunstancia todo menos trivial de su biografía -y de notoriedad publica ademas- y la protección de la que a todas luces goza de ciertos sectores, en el plano judicial incluso? ¿Como es posible que un individuo con antecedentes penales por un delito de estafa a una persona del sexo femenino de edad avanzada- pudiera verse reconocida por sentencia de un juez la jefatura de un partido de ámbito nacional por más que éste careciese (y siga careciendo) de representación parlamentaria? Que nos los expliquen. A aquellos sobre todo -como al que esto escribe- a los que la siglas que aquél dice representar, por múltiples motivos no nos pueden dejar indiferentes
Manuel Andrino es jefe nacional (así se auto titula él al menos) de un grupo político denominado FE–La Falange que surgió, si mis informaciones son fidedignas -dado que como aquí todos ya saben llevo muchos años fuera- de una escisión de antiguos miembros del partido FE de las JONS, heredero de las siglas históricas y fundado en la transición por Raimundo Fernández Cuesta con el visto bueno del ministro del Interior de entonces, Rodolfo Martín Villa.

Hasta ahí no mucho que objetar. El problema -personal e ideológico a la vez- del que esto escribe con esa organización (la primera de las dos que aquí menciono) y con su líder surgió a raíz del insulto infamante del que me vi objeto en octubre del 2012 por parte de uno de los intervinientes -bajo la firma de “No Importa -Primera Línea”- en los foros Azul Mahón del que siempre -antes y después de aquello (y salvo prueba en contrario)- tuve por hecho que estaban bajo control o en la órbita del grupo aquel, mas arriba mencionado (FE – La Falange)

El juicio se celebró como todos aquí ya saben -por haberlo recordado en una de mis recientes entradas-, y di en principio el asunto por concluido pero dos años después parece que sigue trayendo cola. Como lo ilustra el ataque personal del que me vi objeto hace poco en una conferencia de FE la Falange por cuenta de uno de sus dirigentes -el que pasa por ser el número dos de la organización Carlos Rodríguez Muñoz. Y me confirma en la misma impresión el nuevo ataque del que acabo de verme objeto -como lo tengo registrado en la entrada anterior- de alguien que curiosamente empezó su campaña de ataques personales (vía Internet) en contra mía, a raíz y con motivo del insulto infamante -celebrándolo y jaleándolo- del que me vi victima en Azul Mahón. Cartas boca arriba.
¿Insinuaciones censurables las mías, al origen gitano de este líder “falangista”? Habría que condenar también entonces al Fundador que se permite una alusión  al mismo grupo étnico en un texto,-poco elogiosa (que he añadido de encabezamiento), tan lúcida y certera y de tan profunda visión histórica-,  incluido en sus Papeles Póstumos, “Germanos contra Bereberes. ¿Nada que ver esa hegemonía gitana (por llamarla así) en la (escandalosa) deriva sectaria, obrerista y (neo) republicana que ha acusado -desde hace décadas, cierto, a un ritmo e intensidad in crescendo no obstante de unos años a esta parte- el movimiento falangista o lo que de él aún queda? Como lo pondría de manifiesto su actitud y papel de comparsas en la movida de indignación callejera del 15-M -y en algunos de los episodios insurreccionales que estos protagonizaron (por ejemplo la Toma del Congreso)- y esa histeria anti-corrupción (y anti-PP) de la que ellos más que otros se ven presa, propagada interesadamente por los medios?
Ni el nombre ni la persona de Manuel Andrino -vaya dicho sin rodeos ni tapujos- ni la del subordinado en el seno de esa organización mas arriba mencionado, me merecen el recooncerles la más mínima autoridad en el plano moral, ni en el político e ideológico o en el que sea. Quiere decir que me siento libre de expresarme y opinar por su cuenta sin la menor cortapisa.

Manuel Andrino fue condenado por un delito de estafa a una persona mentalmente fragil del sexo femenino y de edad avanzada en el 2005. Se le recordó en los medios hace año y medio y la nota de prensa de respuesta en nombre de su grupo dejaba intactos los hechos, quiero decir la condena judicial aquella y su fuerza o valor de cosa juzgada. Y una persona con un registro judicial de estas características se ve mal como pueda haber estado durante largos años -y seguir estándolo- a la cabeza de una formación política de ámbito nacional por mas que no tuviera cabida en el conjunto de partidos de izquierdas o de derechas con representación parlamentaria.

Hay un dato notorio de su biografía no obstante, que parece todo menos trivial a la luz de su personalidad y trayectoria. Manuel Andrino es de ascendencia gitana. Y no un gitano cualquiera, sino nieto de un jefe de clan gitano de Madrid y su provincia conocido como “el Marqués” entre los de su estirpe. ¿Una relación cualquiera de causa a efecto entre esos datos públicos y notorios y al protección -política y no sólo- de &a la que a todas luces goza?

No parece ilegitimo o improcedente en modo alguno el preguntárselo. Los ataques de su partido contra mi persona ¿una reacción -abusiva e injustificada- ante la situación de manifiesta debilidad en la que pone a alguien con antecedentes penales como es su caso, su reciente condena por los sucesos de la librería Blanquerna de Madrid? Cabe también el preguntárselo.

Gitano marques y “falangista”, Manuel Andrino. Y ni por esas nos convence ni nos convenció nunca

ADDENDA Del Marqués de Estella al “marqués” de los gitanos. Para un viaje así, querido Sancho, no necesitábamos alforjas

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¿No deberias aprender a escribir? No se entiende absolutamente nada de lo que quieres decir aparte que eres un resentido y que no te caen bien los gitanos. Debe ser que el castellano no lo dominas

Juan Fernandez Krohn dijo...

Gracias por tu franqueza. Resentido, dices, no más que lo que parecía estarlo conmigo el susodicho que permitió que me insultasen de forma infamante en su blog y que -pese a las reiteradas amonestaciones de mi parte- mantuviera colgado el mensaje insultante en su pagina web, hasta que se la cerraron. ¿Me he explicado? No generalizo, ni con quinquis ni con gitanos ni con ninguna raza a grupo étnico o social, pero no veo porqué tendría que ocultar una circunstancia obvia de la personalidad del susodicho -de notoriedad manifiesta entre los que le conocen desde luego- por más que se vea rodeada del más espeso de los tabúes

Anónimo dijo...

¡Valiente Gitanófobo!

Normal que te expulsen del Partido por Homófobo... Encima llorando, jakajakajjaaa... Acuéstate y dí que estás malo andaaaaaa!

Saludos de un payo rabuo.

Juan Fernandez Krohn dijo...

Gitanófobo me llamas, como te apetezca. No es óbice que creo haberlos tratado -por razón de fuerza mayor- más y de conocerlos mejor que muchos. Basta ya no obstante de tabúes y de victimismo, por cuenta de la Segunda Guerra Mundial ellos, o de la guerra civil española del 36 los quinquis/mercheros (que son como sus primos hermanos) Ni unos ni otros sufrieron persecución entre españoles. Si se ponen a estafar o a abusar de personnas de edad o a robar gallinas, saben no obstante a lo que se exponen. ¿Falange gitana? Si él lo dice (...)

Anónimo dijo...

Fernandez Khron:
Se agardecería que fueras más al grano y te explicaras mejor.
Por otra parte, ¿no eres tú el que intentaste ASESINAR a Juan pablo II, Papa de la Iglesia católica? ¿Qué poder moral tiene para acusar a los demás con ese tu historial?????

Juan Fernandez Krohn dijo...

Hasta hora nadie me hizo semejante observación por este “post” que es ya bastante antiguo. O sea que concluyo que si tu no entiendes unas acusaciones tan claras y diáfanas es porque no quieres entender o porque te encuentras en la imposibilidad moral y psicológica de entender lo que si es si cabe mas grave todavía: Acuso a Andrino de lo que es sabido de notoriedad publica, de estafar –individualmente o en grupo (o en clan) (…) a una personas anciana aprovechándose de su edad, de su estado deficiente de salud y de su sexo (femenino), si no lo entiendes eso es porque quieres. Respecto a mi gesto de Fátima, ya me expliqué en los tribunales, y en los medios, de palabra y por escrito. En España y en varios países extranjeros. No lo volvería repetir pero no me arrepiento de nada. Y sobre todo guardo el sentimiento ( de lo mas vivo) de haber pagado –por lo penal y lo canónico- con creces, y de seguir pagando todavía –por algo que no cometí en definitiva-, en cárcel , en todo tipo de persecuciones y en expatriación y en linchamientos mediáticos, y en boicot y en exclusión derivadas en gran parte de la excomunión (latae sententiae) que arrastro, sobre todo en unos medios -como en el que Andrino se acabó infiltrando- que son los míos de procedencia. Y por todo lo expuesto y mucho más no acepto ni de él ni de ti lecciones ce moral ninguna ¡estaría bueno!

Y no tengo mas recelos o prejuicios para con el pueblo gitano de los que tenía José Antonio Primo de Rivera, como ya lo tengo demostrado, del que Andrino usurpa descaradamente el legado. Ellos –él y sus compinches- me trataron o dejaron que lo hicieran otros en su blog (“falangista•) “Azul Mahón” (hoy cerrados como consecuencia de aquello) de travestido (sic), y como nunca me disfracé de mujer en mi vidz, tengo derecho no dar por zanjado el asunto y a que me presenten disculpas.

Aunque vistiese en mi vida –bien a las claras y sin disfraz- la sotana de cura. ¿O eso no lo entiendes todavía? Aunque reconozco que a los culpables del insulto (infamante) les cueste trasmutar el papel de reos por el de víctimas. Y aunque el honor de un payo -como yo- les merezca el respeto y consideración que fácilmente te imaginas