ARRIBA ESPAÑA Y QUE SE J...PUIGDEMONT!!!

ARRIBA ESPAÑA Y QUE SE J...PUIGDEMONT!!!
SEMPER IDEM

domingo, diciembre 09, 2018

¿MARRAKECH? ¡¡¡NO!!!

 Estamos presenciando un verdadero seísmo en la palestra de la política internacional y en el estado de la opinión publica las horas que corren y los españoles ni se interesan ni se enteran a juzgar por la atonía -clamorosa- de sus medios (mainstream) en el tema. Y por qué: ¿son menos clarividentes acaso, menos sensibles u ojo avizor de lo que pasa en el mundo que los franceses –famosos por lo contrario, por creerse el ombligo del mundo quiero decir-, y ese es un ejemplo tan sólo. Una pregunta incómoda en extremo escabrosa y dolorosa sobre todo entre compatriotas. Que nos ayudará no obstante a descifrarla la otra cuestión o asunto candente que aquí se plantea. Y me estoy refiriendo al formidable revulsivo que ha producido a escala del planeta y no solo en el ámbito europeo la inminencia de la firma en Marrakech del pacto sobre la emigración (y los emigrantes). La noticia más terrible –como decía Nietzsche de la muerte de Dios- y más extraordinaria de nuestra época. Y no exagero parafraseando al filósofo.
El espectro de la guerra de razas –y tras suyo el de la islamización, tras el pacto de Marrakech- en el horizonte europeo próximo. Dominique Venner tenía razon. ¿Será delito –de odio- el denunciarla –en voz baja o a gritos?-, como lo anuncia el actual jefe de gobierno (socialista) español, sólo él hasta ahora? Como diría Umbral, nadie le pide tanto

viernes, diciembre 07, 2018

Marcha Nupcial

Este poema surge de lo que los linguistas llaman un fragmento, un poema que tenía dado por perdido hace meses -por lo que no pude acudir a la cita poética semanal con mis lectores-, y que recupero ahora por sorpresa sin esperármelo en modo alguno. Y como todos los fragmentos, lleva algún retoque, pero he procurado respetar fielmente la vena de inspiración que le dio origen
Improvisa raudo, Juan
Antes de que sea tarde
Vive al día, siempre en marcha
Coge el tren, ahí, que parte

El tren expreso, sí ese,
En la estación junto al parque
A donde iba yo de niño
Y a donde espero encontrarte

Que nos lleve en volandas
destino ninguna parte
Antes de que la aborrezca,
-¿tierra cruel?- y deje de amarte

Que se me vayan a tiempo
los buenos recuerdos de antes
cuando veía todo en color
cuando te conocí aquel instante

Cuando no era el de ahora - un “pijo”-
joven apuesto, y arrogante-
Ahora en cambio, no sé amor,
¿Serías capaz tú de amarme?

Detrás de esa mirada nueva
Tanta tragedia –¡a mares!-
Las que presenciaron mis ojos
De testigo fiel, pusilánime

Por detrás de la cerradura
Donde me puso el destino (de amante)
Desde muy joven, casi un niño
Abriéndome aquel mundo de antes

Con la cargazón de autodesprecio
Que destilaba ¡pobre infante!
Hasta que reaccioné a tiempo
Y me puse a salir adelante

Y me salvé yo y el futuro
Y mis ganas de vivir (¡salvajes!)
Y la memoria del pasado
Y el futuro (do encontrarte)

El que te ofrezco a ti ahora
Y es que se me ocurre ¡fíjate!
Que gracias a tus encantos
Comprenderán mi talante

Y vendran todos en union
con guirnaldas de esponsales,
a la fiesta en tiempo de paz
(De la Virgen y del Impresentable)

lunes, diciembre 03, 2018

Oda a la Ciudad Extraña

Bruselas, ciudad vacía
Vacía de mi y de ti, mi amada
Del tiempo que ya se fue
Y de mi juventud (¡qué añoranza!)

En las callejas oscuras
y el local (puerta cerrada)
la noche de negro (y lluvia),
Y en la Nada que embarga mi alma

Y en el vértigo que me entra amor
cuando vuelvo la mirada
rumbo a fe mía a no sé donde
Andando y andando (y más nada)

En las cuestas y en los cruces
donde me paro, sin falla,
perdido entre transeúntes
sin rostro o de cara extraña

y entre siniestros augurios
¡negras nubes de fantasmas!
negros y a la vez muy blancos
de lividez –¡negra amenaza!-

que nos soliviantan e inquieta
lo que anuncian (o remplazan) (...)
e hipotecan el futuro
o lo roban (de mano ancha)

Lo que al principio –¡lo juro!-
era cual ciudad extraña,
se transfiguró poco a poco
en mi hogar, donde hice patria

Y donde ahondé en mis raíces
y en la memoria enterrada
Y oí la voz de la sangre
que llamaba en lontananza

Por eso me quedé y no huí
desertando lo que amaba
¿Como desertaste antes Juan?
(no sé, si me equivocaba)

Por eso me aferro (y me agarro) aquí
Aunque me anegue la lava
Aunque las sombras me cerquen
Y aunque la Noche me invada

Con tal que de esto salgas Tú
como una lámpara mágica
desafiando mil pronósticos
¡qué griterío de urracas!

(Cuando ya no te esperaba)

viernes, noviembre 30, 2018

Soplo de Amor

Te arrastra la riada, Juan
Que ruge ahí al lado y te aplasta,
Déjala, apártate, vela pasar
Que hay un antes y un después de esa plaga

Y en busca de un asidero
Tus ojos clavan sus garras
Igual que la lava ardiente
Que me funde que me abrasan

Igual que un imán mágico
Que me atrae y que me llama
Y me fija e ilumina
Y despeja al trasluz mi mirada

Y salí de aquel trance curado
De tanta matadura extraña
tanta fatiga y tanto choque
¡y en trizas sueños y esperanzas!

O limpias mas bien, mas lisas
Mas brillantes y expurgadas
Al cabo del desaliento
Sin tanta pega y tanta ganga

Y salí ufano y risueño
Y dispuesto a dar la cara
A conquistar todo un mundo,
A hacer mía esta tierra extraña

Y a enarbolar mis banderas
A cual más reina, (a cual más alta)
Para que me veas tú mi reina
Y me hagas signo en lontananza

Que si tu amor al final vienes
Como yo te espero –¡y cuanto tardas!-
Se me van las ideas negras
Y sigo en pie enhiesto –y sin mancha!-

Y tras mío, una jauría de perros
¡Cuanto rugen cuanto ladran!
Y cuando vuelvo la vista
No hay nadie, vacío, no hay nada

Y ahí está la clave del enigma
la Nada nauseabunda y calva
a trepar a la ligera
y a saltos y a zancadas

(sin que se me enganche el alma)

Un soplo, una liviandad, tu amor
Y sin él, no me queda nada




jueves, noviembre 22, 2018

SALÓ, LA AGONIA DEL FASCISMO


CasaPound. El rostro juvenil transgresor y desafiante –“los italianos primero”- y anticlerical (no se olvide) del neofascismo italiano, renaciente aún
La caída del fascismo fue un resurgir de la tragedia antigua como lo fue la derrota de Alemania. Como lo ilustró la República social (RSI) –más conocida en francés como la République de Salo (ó)-, cuya historia me puse (febrilmente) a leer –en ejemplar de la Casa de Lectores- en mi fase de enroque universitaria (principios de los setenta), justo antes de volar al seminario (tradicionalista) de Ecône. ¿La voz de la sangre –la que entonces oí- que liga los destinos de España e Italia?
¿Muerto el perro se acabo la rabia? Un refrán castizo que me viene a la mente ahora con la movida de la exhumación (en grado de tentativa) de los restos de Franco y el formidable revulsivo -sobre todo entre jóvenes- que ha producido (y lo que aún se espera) Y es que muerto el PP (un decir) se acabaron los complejos y la amnesias y las lagunas de memoria tanto de la historia europea como de la española. De la historia de la Segunda Guerra Mundial, me explico, y de su capítulos tan cruciales de la agonía del fascismo y de la derrota de Alemania, tabúes intocables y en poder de los garantes de o políticamente correcto desde la llegada de la democracia (a la española) Del primero de los dos capítulos mencionados –del alemán- me ocupé más hasta ahora este blog, del segundo menos ¿Por qué?, se preguntarán algunos. 

martes, noviembre 13, 2018

Poesía a la Intemperie

Voy marchando en pos de un sitio
Al manto umbrío de la noche
Que me espera allá en silencio
Que me arropa y me protege

No hay gritos ni murmullos ya,
Ni tumulto o indignación, ni roces
Y paseo solo como un rey
Solo entre elfos y entre duendes

Y me echo a dormir a mis anchas
A pierna suelta en el bosque
mientras me recojo y entro en mí
Un soplo suave siento, voces

Y me desperezo y despierto
Que hay quienes ven y me oyen
Y agudizo el oído ¿qué dicen?
¡Tchiss, tchiss, silencio, que duerme!

(Los pájaros en lo alto
Las ramas de los árboles
Las sombras que pasan raudo
Cogen ritmo, se detienen)

Y ese es mi estilo de vida
Dormir al cielo raso ¿me oyes?
Que no es panacea ¡oh no!
De una clase sólo de gente

De los que siempre me despido
Sin dejar de desearles suerte
A la luz de las estrellas,
las de los caballeros durmientes

¡Que no les despierte nadie
Que nadie ni nada altere!
¡Viajen solos por el mundo!
En busca de un camino, de un puente!

Y así veo pasar los tiempos
¡Bendito sea el tiempo agreste
y es porque él nos hace a ti y a mí,
¡más fuertes y más valientes!

De niños tiernos que éramos
Todo nervios, desfallecientes.
Nos insufla un chorro de energías,
Y nos hace mitad héroes, dioses

Que se abrirán un camino
A caballo o a vida y muerte
Y ni yo me reconozco
Lleno de fe y optimismo ¡Y temple!

Y así durmiendo y durmiendo
quedo a esperar, mujer liebre,
cuando no me queda nada,
más que una poesía a la intemperie

martes, noviembre 06, 2018

HITLER Y LA LEYENDA NEGRA

La más reciente novela de la memoria de la División Azul, “la Blau”, -División 250-, que hizo barrer (de un soplo) en la mente del Fuhrer sus prejuicios (de nacimiento) contra los españoles. Grandes convidados de piedra -aquellos divisionarios heroicos- en la operación de reescritura de la historia de la guerra civil reemprendida (con fuerza) tras la movida en torno a los restos del Caudillo, promovida y patrocinada por el actual gobierno socialista. “Si los españoles hubieran estado de nuestro lado, no hubiéramos perdido la guerra”, hace decir el autor -catedrático de historia en la Universidad de Santiago de Compostela- a una alemana de las que en homenaje y recuerdo de la División Azul testifican en sus páginas. Eco, como un gemido como un lamento de la memoria colectiva alemana que discurre hasta hoy semisecreta y sigilosa en los hogares de allí, a la hora de los recuerdos y de las confidencias. Prenda de esperanza en el futuro, en señal de victoria. En la guerra civil española interminable y en la fase de internacionalización del conflicto de memorias antagónicas por la que aquella atraviesa ahora
La lucha por los restos, que me diga por la exhumación, traslado y nueva inhumación de los restos de Franco, no deja de hacer estragos en la sociedad española ni de acaparar la atención de los medios, prensa española y extranjera, y no se ve menos acompañada de una sutil guerra de propaganda –léase de propaganda de guerra- en lq que se mezclan por parte iguales lo histórico y lo ideológico. Y el flanco mas desguarnecido e indefenso –y a la intemperie- del primero de los planos mencionados, léase sobre Franco y el franquismo en us aspectos históricos y biográficos lo es la alianza alemana en la guerra y en la posguerra (española) -durante la segunda guerra mundial- con el espantajo de Hitler de por medio como era lógico de prever. Y un barómetro de lo que se esta riñendo en ese flanco -y también de lo que nos espera- lo son los artículos e informaciones en la prensa española sobre ese tema como lo ilustra un artículo (de ABC) profusamente documentado –al menos en apariencia- referente a Hitler y a la Leyenda Negra (antiespañola) donde en una sabia mezcla de verdades y de falsedades el lector no sabe bien al cabo de la lectura de qué lado de la balanza deben inclinarse sus preferencias. Y en lo referente a la documentación de lo que en ese articulo se expone se basan todos mis reparos en una de las principales fuentes que se evocan, las conversaciones privadas del Führer en su puesto de mando la Guarida del Lobo (Wolfschanze) en Prusia oriental durante la guerra, que todo el mundo cita al tuntún y todos a un tiempo no dejan de adjudicarle un valor –secundario, relativo- de texto apócrifo.