ARRIBA ESPAÑA Y QUE SE J...PUIGDEMONT!!!

ARRIBA ESPAÑA Y QUE SE J...PUIGDEMONT!!!
SEMPER IDEM

viernes, julio 20, 2018

FRANCO "EL FULGOR DE ÁFRICA"

Franco, de comandante de la Legión. La Bandera, como se la conoce (transcrita literalmente) en lengua francesa –por ejemplo entre belgas- gracias a aquel film de los años treinta, de gran difusión. Y la guerra de propaganda por cuenta del Caudillo a la que estamos ahora asistiendo (y haciendo frente) en la prensa extranjera, por iniciativa del gobierno de la Nación, lo es por cuenta -tanto (o casi) de su actitud (probada o no) filo nazi en la Segunda Guerra Mundial-, de la leyenda negra de la colonización

“Fulgor de África”, era el titulo de una de las novelas con fondo –un poco encubierto, disimulado- de la guerra civil española, y que como tal formaba parte del corpus –en lenguaje académico universitario- de obras en las que versaba mi tesis –fallida como aquí todos ya saben- sobre Francisco Umbral en la Universidad Libre de Bruselas, de un total (aquel) de ocho títulos y que venía a completar con otros cuatro el núcleo central de la porción guerra civilista en la obra de Francisco Umbral, a saber el trío esencial (a mi juicio) de aquella que componen “La Leyenda del Cesar Visionario”, Capital del dolor” y Madrid 1940”Las otras cuatro del corpus, entre ellas la que aquí estamos abordando –junto con “Helechos arborescentes”, “Pío XII, la guardia mora y un general sin un ojo”, y “la Forja de un ladrón”- versaban sobre la guerra civil de forma indirecta colateral pero no menos significativa y con propiedad, como lo convengo en demostrar en el libro en que todo aquello acabaría por desembocar, “El padre falangista de Francisco Umbral”. ¿Y por qué ese titulo, por qué lo de fulgor que sólo al cabo de esas páginas, como a escondidas o de pasada- el autor se encarga de descifrar? “El fulgor de África era Franco, la espada más joven de Europa” escribe (mediada la lectura), Umbral (óp. cit. p. 106).

Bueno sí, pero ¿qué tenia Franco de fulgente, de fulgor? ¿Por qué no -acepciones más frecuentes y evidentes- de brillo o esplendor (que Umbral no daba nunca puntada y sin hilo)? Y las dudas no nos las disipa el Diccionario de la Real Academia tampoco donde inmediatamente acudo -que limpia, fija y dar esplendor, ¿o será propiamente fulgor?, Sí y no, y es que la RAE no recoge a nuestro juicio una acepción que se encuentra en cambio en el español o castellano hablado –me refiero al castellano/español no al panhispano (¡ay dolor!)- de oscuro, de teósofo y de ocultista –si se me permite la expresión- o sea la de falaz, de deslumbrante a la vez  y a fuer de deslumbrante (como un sol/negro), de cegador (----) Franco fulgor? Quiere decirse engañado, defraudado a la vez o en vez de engañador. Y ahí está la clave del enigma y la meta de nuestra exploración. El mito engañador (y oscurantista) del pasado africanista de un oficial de la Legión. Víctima –como sus compañeros todos, como en mayor o menor medida todos los españoles - del señuelo o espejismo de un continente engañador. “Cementerio de tanta sangre y de tanta ilusión española” como llamaba (proféticamente) Ramiro Ledesma al Norte de África.
La resistencia afrikáner (Afrikaner Weerstand), condenada a una muerte lenta y atroz por agonía como lo dejó presagiar la muerte de su líder, Eugene Terreblanche (ver foto) asesinado por sus antiguos criados negros, ante la indiferencia en Europa ( y el regocijo y la aprobación) Y despues de haber acatado el fin del "apartheid" Lo que les redime a los ojos de sus antiguos enemigos históricos los españoles y nos llama a la reconciliación, a la empatía y a la compasión. ¿Europa como problema -para españoles (y europeos)-, y el África como señuelo y espejismo y encantación?

martes, julio 17, 2018

Sol Negro

Los golpes de piano tensos
vuelan alegres, se van,
como se nos va la vida,
como se me escapa el Tiempo

Que no se va (o eso dice Umbral)
Sino que se nos esconde dentro
en los repliegues del alma
O en las arrugas (ay!) del cuerpo

Del Tiempo cuando te conocí
Que me parece amor ya tan lejos
Que por eso (¡ahora caigo!) llevo en mí,
En mis vivencias y recuerdos

Y es que cuando pienso en ti
renazco amor, nazco/de/nuevo,
Por obra y gracia de Eros, de Amor,
De un amor (tchiss!) carnal y en serio

Que me mantuvo amor en pie
-¡patas arriba el firmamento!-
(que en la guerra como en la guerra dijo aquel)
¡Que es que todo estriba en eso!

Que ya sea en guerra ya sea en paz
Se trata de vivir mi tiempo
De comprender mi época
que viví de ímpetu ciego

De un tiempo de guerra,
de clases ¡guerra de sexos!
-¿Buena nueva? ¡peor que todas!-
de culturas y de pueblos

Y en ese tiempo –¡qué sucio!-
me alumbraba a mí un sol negro,
el Sol Negro de la guerra,
no el blanco de los vencidos (¡qué feo!)

Y ese sol alumbró mi amor por ti
Por eso viví y resistí al tiempo
Tiempo de amor, tiempo de guerra
Por eso te quiero ¡lindo trofeo!

Y cuando esta guerra se acabe
¡No! Que escampe o amaine un tiempo
Me traerás la noticia Tú
(antes que venza el desespero)

lunes, julio 16, 2018

¡VIVA FRANCO!

Sumar y no restar. Auguré aquí cuatro gatos. A mi gran alborozo, me equivoqué. No pude imaginar tampoco el fuerte impacto de la concentración de ayer -en defensa de los restos de Franco en el Valle-, en la prensa extranjera (sobre todo en lengua francesa) La vuelta de los viejos símbolos, y de entre ellos el saludo romano, mas fuerte –por los visos- que todos los complejos. ¡Arriba España hasta la Victoria!
No eran cuatro gatos ( o gatas) como yo me temí sino que el acto del Valle de los Caidos habrá tenido un impacto político innegable, y marca un antes y un después en nuestra vida política hipotecándole seriamente el futuro al jefe de gobierno socialista (guerra civilista y cuatrocaminero) como lo dejan claramente a entender los comentarios más que elocuentes de la prensa extranjera que en sus vaticinios referentes a España y los españoles no suelen equivocarse nunca o casi nunca. ¡Buena nueva! (casi) la mejor de todas, en estos tiempos tan surcados de sombras, de tanta bruma. Y porque me ha puesto alegre la noticia, porque me ha levantado el animo (hasta las nubes), he decidido dedicarle estas líneas. Los Vivas a Franco siguen llamando la atención de la prensa nacional y extranjera. Y siguen también –forzoso el reconocerlo- levantando ampollas, como señal de contradicción o piedra de escándalo, qué le vamos hacer. Mas vale a asumirlo que meter la cabeza del ala. Con todas las consecuencias. Es lo que concluyo de las reacciones negativas –y del boicot (¡otra vez!) que anuncian o preanuncian- a mi posicionamiento sin tapujos ni complejos en el tema, en un grupo Whatsapp de compañeros de colegio (Bachillerato y Preuniversitario)

miércoles, julio 11, 2018

ME GUSTAN LAS MUJERES (NO TODAS)

Ante notario. El horizonte de futuro –negro y lúgubre por demás- que se nos tiene prometido y reservado a los españoles (sexo varón) a tenor del anuncio de la nueva ministra (socialista) de Igualdad, Carmen Calvo (ver foto), y es de un proyecto de ley liberticida –¿mas todavía?- en medio de declaraciones lapidarias de esas de dejarte de piedra y con la palabra (o mil de ellas) en la boca, de que en lo sucesivo “todo lo que no sea un sí explicito –oral se supone, aunque de preferencia por escrito- es o quiere decir un no (mejor con mayúsculas)”, y da pie por consiguiente a toda clase de procedimientos penales o judiciales. El futuro se (nos) presenta negro, negrísimo, ya digo, pero señales potentes como las que emite el autor de ese articulo a quien no conozco) nos levantan el animo a los cielos haciéndonos ver que no todo esta perdido, y que el alma colectiva de los españoles guarda un potencialidad suficiente de energías para enfrentar con éxito el desafío –de órdago a la grande- que le plantea esa guerra de los sexos en las que parece embarcarse alegremente, sin pensar en las consecuencias, -Pedro Sánchez a la cabeza- el nuevo gobierno socialista. Y es por el humor negro –del genero o subgénero sardónico, typical spanish- y la retranca que el articulo mencionado exhala, rebosante de sapiencia y cordura y sexto sentido a la vez de la raigambre más castiza (que no machista) Vía libre –la que dejan de par en las compuertas abiertas- las palabras tan lapidarias –a fuer de absurdas y de sectarias- de la nueva ministra. Y es a toda clase de chistes y chascarrillos como los que están inundando la redes en las ultimas horas igual que lo llevaban haciendo –aunque sin duda con menor intensidad- en otros países de raigambre hispana, sí. por muy ex hispanos que se muestren, y con mucho más atención e interés en nuestras cuitas y en nuestras cosas de lo que menudo aparentan. Y es señal inequívoca de que se temen la ventolera que amenaza con venírseles encima. Modelos de contrato firmado por ambas partes o de declaración (jurada) ante notario. Y con testigos –cuantos más mejor- de preferencia. En esas estamos, querido Sancho. ¿Triunfara la cordura, o la fiebre y la sinrazón feminista? Se admiten apuestas, aunque la mía aquí ya la conocen todos. Una apuesta arriesgada, lo admito, y con los ojos cerrados que no me va a fallar, que me va en ello la vida. Ser o no ser, that`s the question. Y les va la vida y el ser o no ser también a ellas, aunque no pretendo convencerlas. Me basta con mirarlas y contemplarlas, ni de muy lejos ni de muy cerca. En mi libro autobiográfico me explayé sobre esos tema confesándome o destapándome tal vez mas de la cuenta, hasta el punto que pienso que esa paginas- las últimas de la obra, su ultimo capítulo- fueron la causa principal del desfile de puntillas al que (impávido) vengo asistiendo de los mas próximos e íntimos desde la publicación de la obra referida. No importa. “Si nos hubieran dicho que Amor era eso,”, escribí entonces, parafraseando a Francisco Umbral mi maestro de estilo y mi (nuevo) maestro espiritual sobre todo en todo lo relacionado con la mujer, o sea con el amor, o sea con el sexo. Y aunque nos sigan gritando y voceando que es el amor –o sea la Mujer- lo que de defienden esas, no nos lo podremos creer nunca, superior a nuestras (humildes) fuerzas. Me gustan las mujeres me gusta la Mujer con mayúscula, y también –en singular o en plural- con minúsculas. No creo que se delito el confesarlo o el proclamarlo ventanas abiertas. Ni en España ni en Bélgica. Y lo digo tal y como se han puesto las cosas (…) Porque ahí -en el plural- está tal vez (ay dolor!) el problema, la cuestión (irresuelta) Me gustan las mujeres, ¿donde esta el problema? Y estoy dispuesto a firmarlo ante notario, sí señor, sí señora (ministra)? Que me gustan las mujeres, sí (aunque no todas)

lunes, julio 09, 2018

Manto de Luna

Y la música me hace pensar, soñar
A vivir –¿o es acaso un vivir
sino un campo recio de batalla
en mi alma y en mi cuerpo gentil?

que riño porque quiero, porque sí
por un amor loco (l’amour fou),
cuando me remiro en el cielo
de una triste memoria ¡Triste y feliz!

Y tan ufana ingenua y preciosa
en ese cielo vives tú
Y cuando hay nubes, te alejas
Y cuando despeja te acercas a mí

Tanto que me pongo a pensar
Si ese cielo no lo seas tú
Y si esta noche oscura y cerrada
No sea que te fuiste tú de aquí

Por el fragor de la batalla
Cuando chirría el misil
Y estalla en medio de la noche
Rompiendo el silencio un grito infantil

¿Por que grita, por qué llora?
¿Choque de culturas quiere eso decir?
¿O el silencio tan de aquí, de noche
Silencio/de/dios, gran silencio (“de nuit”)

Y es el manto del silencio
Lo que voy buscando en ti,
la calma, el reposo del guerrero
mujer de ardor y frenesí

Y mi cuerpo al final despierta
Y sopla de pronto la brisa
Y cesa el llanto –¡silencio, milagro!-
Y mi alma se pone a reir

Que la batalla enmudece
-la grande, madre de todas las otras-
Y la larga y angustiosa espera
Llega inesperada a su fin

Y la poesía brota a chorros
De mi pecho tan yermo (o eso creí)
¿O es eso señal infalible, profética
Que te estas acercando a mí (Mimí)?

miércoles, julio 04, 2018

VALLE DE LOS CAIDOS ¡NO A LOS CAPITANES DE DERROTA!

Jerarcas alemanes –del régimen nazi- durante las celebraciones en honor de José Antonio y de sus restos en el Escorial antes de su traslado al Valle de los Caídos, después de la Segunda Guerra Mundial cuando el régimen de Franco decidió meterse bajo las faldas (y faldones) de la Iglesia y encomendarse –de la svástica a la judeo/cristiana- a un cambio de cruces. Capitanes de derrota, no aquellos -que supieron pagar con su muerte heroica su fe ciega en la victoria-, sino los que nos quieren obligar ahora a creer en las fuerzas celestiales (sic) con las que cuentan y en las que no nos obliga a creer ya ni el concilio vaticano segundo al que salvo prueba de lo contrario ellos (y ellas) reservan una fe tan devota. Para un viaje así querido Sancho no necesitamos alforjas (...)
Sumar y no restar. Esa es la idea que me invade o me preside mientras comienzo a darle a la tecla, en unos términos y en un enfoque que corre el riesgo de parecerle encizañador a algunos, que me catalogarán, no entre los que suman, sino entre los que restan. No importa. Y viene a cuento de la convocatoria atronadora a través de los medios y de la publicidad callejera –¿quien la sufraga?- de un movimiento por España (sic) surgido de la nada como por arte de magia y de las declaraciones -de un buenismo y de un angelismo de los de poner los ojos en blanco de su dirigente y principal organizadora. No la juzgo, Dios me libre, ocurre solamente que no creo en absoluto en lo que dice ni en las fuerzas (sic) con las que cuenta o dice que cuenta (….), ni el en éxito –bien al contrario- de su iniciativa (…) Cuatro gatos –en la tercera edad de preferencia- ignorados de los medios nacionales y bien aireados, con el mayor realce, por la prensa extranjera quiero decir por los medios de la prensa global (“mainstream) avezados en las técnicas de guerra de propaganda de las que tanto gustan y de las que tanto acostumbran en tratándose de España y de la interminable guerra civil española de la que la buena señora no dice ni pío, como si no existiera, como si no ardiese o estuviese en ascuas todavía. O de la Segunda Guerra Mundial. mera continuación de aquella, y que también todavía dura (...)

lunes, julio 02, 2018

Poesia en Celo

Mirándote amor de refilón
Así aguanto yo el trance (¡recio!)
Así me mantengo yo el ánimo
Mientras te escancio estos versos

Y así es como te rindo  homenaje
A ti a tu prestancia a tu imperio
a tu magia y a tu encanto
Y a tu irradiar desde lejos

¡Poesía, eso es lo que tú eres!
Y también como me veo
Haciendo versos, "escánciandote"
A tiempo y a contratiempo

Poesía es saber apreciarte
A ti y tu encanto, cogerte al vuelo
A la magia de tus pies
Y a lo esbelto de tu cuello

A lo fragante de tu edad
a lo suelto y liso de tu pelo
a ese fuego de tus ojos
Que abrasan, queman de lejos

Todo lo que tú me inspiras
como a borbotones, ¡créelo!
Cuando pienso mi amor en ti
Y ahora más, ¡cuando te veo!

Poesía eres tú, cuando marchas
Poesía sí, en movimiento
Cuando andas a tu aire, esbelta,
Y muy tiesa amor ¡qué miedo!

Poeta eso fui (eso soy)
con eso me redimo en serio
A mi y a los que me siguen
a trancas, en el Tiempo Feo

Con eso nos salvaremos,
Sí, aquí en el circo o ruedo
De la Historia de los hombres
Por la poesía de mi amor (en celo)