domingo, junio 09, 2019

Bronce y Blanca

Pasado que no pasa ¿y por qué?
Y es que nos envuelve y cobija
-poetas a la intemperie (...)-
y nos arropa en noches frías

¿Nos promete el futuro? no sé
Algo tangible (a mi medida)
A la medida de poetas soñadores
Que tratan de vivir al día

Y me olvidé mirar atrás
Y cuando miré -día sin luna,
cuando me pararon de fuerza-
seguí andando (¿o era otra vida?)

Y es que no me daba cuenta
de la ocasión (Félix culpa!)
del gran infortunio aquel
de tanta pena y desdicha

Que me estaba viendo libre
de escrúpulos y rutinas
como sin querer la cosa
y tu andando cerca mía

Sobrevolando mi planeta
Y mientras me mirabas fija
¡el sol te chorreaba amor
luz y vida y energía!

¿Como aviesa centinela?
No, cual sabia hada madrina
que da siempre a sus ahijados
lo que quieren, lo que buscan

Y buscando yo y buscando
encontré al fin -¡albricias!-
la fuente o mágica panacea,
¡Tu amor, fuente de mi poesía!

Poesía que promete
nuevas victorias (tras lucha),
nuevo amanecer radiante
¡Donde todo nos sonría!

(a mi bronceado gentil
como a tu dulce blancura)

Bronce y blanca, ¡mi divisa!

REUNIÓN ANUAL

El pasado jueves día 6 de junio se celebró con gran exito de audiencia y en el clima habitual de amistad y cordialidad y camaradería, en la zona de Somontes, cercana al Pardo -afueras de Madrid-, la reunión, con almuerzo, anual -y con mi asistencia (ver foto)- del grupo del que formo parte de antiguos alumnos del Colegio de las Escuelas Pías de San Fernando, calle de Donoso Cortés en Madrid, barrio (antiguo) de Argüelles. Con ocasion de mi ultima (y grata) visita a España, de la que me separa una expatriación un tanto larga. ¡Treinta y un años ya desde que llegué a Bélgica! Europa de las Patrias (...)

sábado, junio 01, 2019

Mi Obra en Negro

Noche de Carrusel,
de luces de candilejas,
de esas que sólo conocen
tus (más) devotos, Bruselas

De esas que alegran el alma
tras la grisalla (¡horas hueras!):
¡ganas de vivir de nuevo!
¡Magia de instantánea eterna!

En lo más hondo de la noche,
en la apartada calleja,
que levanto la vista al pasar,
y ambulando, te veo ¡Bella!

Y los malos pensamientos
–¡negras ideas!- se van, vuelan,
Y el sol en su ocaso ríe
viendo alejarse tu silueta

Escurriéndote, yo diría,
a la sombra de la iglesia,
como apartándose a tu paso
Y te deja a tu aire, libre y suelta

Señal infalible (inequívoca)
que la hora ya se acerca
que el tiempo sin/Tiempo (alta/mar) (...)
ya se marcha ¡enhorabuena!

Y sola (y libre) se yergue
la Obra “en negro”(blanquinegra)
La que dejaré yo al marchar,
la que hizo mi amor de ti ¡Nena!

Y me puse a contemplarla:
a contemplarte de cerca
de espaldas, quieto (e inmóvil)
sin seguirte (o perseguirte) ¡No temas!

Y me puse de nuevo
-¡nobleza obliga, poeta!-
a descansar contento (¡oh sí!)
de la Obra –“en negro”- bien hecha

y en la búsqueda incansable
de mi identidad y mis raíces, ¡qué idea!:
que mi ADN lo eras tú amor
¡Mi luz entre mil tinieblas!

(Y Universo de mis sueños, fiera)

martes, mayo 21, 2019

Soldados de amor

Bailando en el trapecio
Salto mortal hasta el cielo
Así se coció mi existencia
Infierno en la Tierra, ¿espejo?

De lo que nos espera
a la vuelta del trayecto
entre la Nada hedionda
y la Muerte (de los sueños)

De ese sueño que no muere
y que vuelve (¡tan contento!)
cuando llega al fin la hora
como un nuevo/sacramento

En los que aún queden
sobrevivientes, sólo "un resto”
en los desposeídos de todo:
de su identidad ¿en serio?

Que (aún viejos) están presentes
en el cruce de mil fuegos
en la gran Batalla final,
hora de La Verdad ¡Silencio!

De la batalla (survivals)
y de la Victoria ilesos:
sobrevivientes (rescapés)
de milagro en alma y cuerpo

Al precio de la preparación,
del más duro entrenamiento
de aprender a sobrevivir
en la Noche de los Tiempos

¿Fin de los Tiempos, del Mundo?
La palabra al héroe irredento
luchador indómito y campeón
entre vivos y entre muertos

Que nos llevará en volandas
a la batalla global (sin miedo!)
que se anuncia –¡no temas mi amor!-.
aquí en casa y a lo lejos

¿Heridas de guerra o de amor?
¿Qué sabe el poeta de eso?
De lo que luché –y sufrí- por ti, eso sí sé.
¡Soldados de amor tú y yo, mi cielo!

martes, mayo 14, 2019

¡Bruja!

“¡Despacio, despacio, tengo prisa!”
Lo dijo el personaje aquél
salido de una Historia azul,
fantasma de mis lecturas

fantasma de aquel pasado
(lo que fue ya no se olvida)
que quieren hacer borrar
en la memoria y en la vida

y aligerando así el paso
-reposado tú ¿quién lo diría?
todo con calma (a su tiempo)-
es como cargo baterías

Como si agarrándolo al vuelo
el Tiempo que por ahí circula
sin decir hola o adiós
nos hiciera al fin compañía

Y se parase él a ayudarnos
a crecer y a vivir (¡poesía!)
marchando al fin juntos los dos
en las duras (y maduras)

Tiempo que huye, sí -¿y por qué?-
que huye sin culpa mía alguna
que quise pararle de buenas
viviendo intensamente al día

¡Vivir el instante eterno
en mi larga singladura!
¡eso fue lo que yo quise
esa fue toda mi culpa!:

hora del balance y miro atrás
medio perdido en mi ruta
y ante el enigma insondable
¿Grande Obra o loca aventura?


¿Obra? Lo que yo hice amor de ti
en mis versos y en mi rima
Que no hay más que verte hoy
Tan segura e imprevista (---)


¿Locura de mi amor por ti,
Pura e insensata locura?
Poeta y ligón (dragueur) ¡eso fui!
Y modelo de cordura (…)


Por eso salí hoy huyendo
¿de ti o de mi? ¡De las Furias!
Conjurando así el nublado
que levantó en mí el verte ¡Bruja!

viernes, mayo 10, 2019

RUBALCABA TESTIGO DE MI EXPATRIACIÓN

Fallece Alfredo Pérez Rubalcaba. Que pongan en su epitafio, no me caía mal, nunca conseguí llegarle a odiar (...)

lunes, mayo 06, 2019

Pobre "Clown"

En el circo o teatro/mundo
y en el centro de la escena
(¡reconoce y no seas tímido Juan!)
¡Ahí es donde te encuentras!

Y cuando así al fin lo asumas
se encenderán mil centellas
en el cielo gris y azul
y en ti mismo (en tus venas)

Y es lo que anoche ví allí
(¡Cabo de Mil Tormentas!)
en la noche sola y fría
de luces de candilejas

Cuando otra vez acudí
puntual y en plan de espera
al mismo sitio (café/bar)
donde vendrás, tú “miñona”

Segura de tus encantos
de tu agarre o gancho, ¡tan mona!
segura que eres la reina
lo fuiste y eres ¡no seas boba!

Que tú, mujer, no te engañas
(¡yo tampoco no te creas!)
de esos líos y esas intrigas,
locos ¡sin pies ni cabeza!

De niñatas y de viejos
jugando y bailando a mi costa
O a mis sueños -¡pobre clown!-
en la vida (y en su prosa)

Y soñando vuelvo en mí
aunque raro te parezca
“que se ve lo que se cree”,
(leo en la tarde desierta)

Y es que sueño, luego existo:
esa es la Verdad, no hay otra
y es porque me haces soñar
que me veo en esta guerra

Y en la otra que desató en mí
la crisis sin avisar (¡fea!):
de lo que se acerca, pronto (…)
¡Bienvenidos los Setenta!