martes, julio 08, 2014

PEDOFILIA Y MAFIA LAS HORCAS CAUDINAS DE LA IGLESIA INSTITUCIÓN (Y DEL PAPA ÍTALO/ARGENTINO)

¿"La Virgen de los sicarios"? (cualquier parecido con la realidad pura coincidencia) "Costaleros" del Sur de Italia hicieron parar la imagen en procesión delante del domicilio de un jefe local de la Mafia calabresa, en repuesta a la reciente ofensiva dialéctica anti-mafiosa -pronunciando excomuniones y todo (...)- del papa Francisco. Justo después que doscientos presos de una carcel italiana ligados a la mafia calabresa se negaran a asistir a misa en protesta por las palabras del papa (italo/argentino) "La mafia calabresa desafía al papa", anuncia la prensa italiana ¿Lo de siempre, el mismo teatro, la misma rutina a cada pontificado? En el caso presente cabe hablar más bien de una provocacion pontificia perfectamente calculada y destinada a erigirse en defensores de la infancia supuestamente amenzada por la mafia. En un contexto clamoroso y escandaloso de silencio eclesiástico -ante el escandalo de la pedofilia de eclesiásticos- que dura ya desde hace mas de diez años
Crecí y me eduqué en el respeto (riguroso) al principio de autoridad. Fui alumno aplicado pero no precisamente obediente. Por lo menos cuando me sentía injustamente tratado. ¿Monstruo de arrogancia y de orgullo como me lo reprochaban a veces mis mayores (en edad saber y gobierno)? Es posible. Pero aun así, el principio de autoridad quedaba siempre en mi mente a salvo, y la primera vez que le vi puesto directamente en entredicho me creó aquello no poco desconcierto como lo prueba el que recuerde el hecho aquél, casi anecdótico, todavía hoy y fue una huelga en el curso de preuniversitario -aun en el colegio de los escolapios- donde se sentían ya los efluvios (y miasmas) de la fiebre insurreccional que venía de la Ciudad Universitaria, muy cerca de allí lo que no era detalle precisamente trivial tampoco.

Seguí la huelga de bachillerato aquella –el ausentarnos de una o algunas de las clases- como todos por razón de compañerismo (y porque entre otras cosas no quería pasar por un chivato como le cocurrió a uno de nuestros compañeros que se puso del lado de la autoridad él solo), y a cambio mis padres, como ocurrió con todo el resto, recibieron una carta de advertencia de la dirección del establecimiento, el curso se terminaba no obstante la despedida se acercaba y la cosa no pasó a mayores. Viéndola con mirada retrospectiva no obstante pronto adquirí la sensación de haber me visto de una manera u otra manipulado por otros más linces (y más precoces) que yo, más al tanto sin duda alguna de la dirección en la que corría el viento.

Y ya en la Universidad, en el ambiente insurreccional allí reinante acabé metiéndome en política buscando inconscientemente sin duda, más que otra cosa, un asidero fijo -dentro y fuera de mi- frente al clima aquel de anarquía y de desosiego en todos los aspectos, y de caos generalizado dentro y fuera de las aulas que se hacía perceptible desde que se ponía el pie en el campus o en sus inmediaciones.
Cesare Mori, enemigo jurado de la Mafia en la Italia de Mussolini. Fue nombrado Prefecto (y jefe superior de Policía) de Palermo por el Duce, y acabaría fracasando. La Mafia es un problema de civilización y un cáncer social a la vez que corroe por dentro hasta en sus más altas esferas la Iglesia Institución (en Italia) y el Vaticano
Fue entonces sin duda cuando empezó a germinar en mi esa religión -no cabe llamársela de otra forma- del Orden (con mayúsculas) que hoy profeso como lo he dejado en este blog no poco ya de manifiesto. En el lenguaje de políticos de politólogos y comentaristas y periodistas se ha generalizado de un tiempo a esta parte el uso (y abuso) el término de casta como lo pone de manifestó el triunfo de Podemos.

Y en un artículo certero y profundo qua acabo de leer de publicación reciente se denuncian ciertas castas o partes de las mismas que extrañamente el líder de Podemos -tan celoso y expedito él en denunciar aquella en todo y por todas partes donde se manifiesta o cree él que se manifiesta, como por ejemplo en el ámbito sindical o en el de la ayuda humanitaria (en España o en el extranjero)

El director del semanario católico (progre) francés Golias acaba de hacer unas declaraciones de lo más rotundas denunciando la abdicación de la iglesia institucional (como institución) ante la lacra de la pedofilia. Y es sintomático por demás el silencio que guardan ciertos medios o sectores políticos e ideológicos ultrasensibles en la denuncia de la corrupción o de la casta, cuando se trata en cambio de denunciar el poder eclesiástico o la autoridad o religiosa.

Y es que por vez primera y al calor de recientes noticias en la esfera de lo eclesiástico y religioso y en particular la cadencia que acaba de conceder el papa Francisco (primero) a víctimas de abusos de la pedofilia y de comentarios aparecidos en la prensa sobre el encuentro me voy aquí a permitir estrenar (no le veo otro nombre) la formula o la expresión de la "casta clerical (o eclesiástica)
Instantánea del putsch de la cercevería de Munich (9 de noviembre de 1923) La revolución desde arriba. El golpe de estado al servicio de la Revolución Nacional, y del Nuevo Orden. Acción directa, y respeto de la legalidad: la disyuntiva que planeó -como en un movimiento de elipse- sobre el movimiento nazi desde sus inicios hasta la derrota total y el colapso del régimen. Entre el Fuhrer, Adolfo Hitler, y su ministro de Propaganda Goebbels. La historia se repite. Aunque nunca de la misma forma.Y la busqueda de un nuevo Orden se ve hoy fatalmente afrontada al obstaculo insoslayable de una Iglesia Institución puesta al servicio del gobierno mundial, y de la subversion y de la amenaza global generalizadas
El director del semanario católico (progre) francés Golias acaba de hacer unas declaraciones de lo más rotundas denunciando la abdicación de la iglesia institucional (como institución) ante la lacra de la pedofilia. Y es sintomático por demás el silencio que guardan ciertos medios o sectores políticos e ideológicos ultrasensibles en la denuncia de la corrupción o de la casta, cuando se trata en cambio de denunciar el poder eclesiástico o la autoridad o religiosa.

Entretanto, el papa Francisco acaba de protagonizar en los últimos días una escalada en la retórica anti-Mafia pontificia que muchos no podemos dejar de ver en estrecha relación con esa lacra de la pedofilia eclesiástica que amenaza desde ya hace años con anegarlo todo al interior de la Iglesia institución. Y para ello se sirvió del pretexto de un crimen mafioso que no deja de verse reservado hoy como ayer en Italia y fuera de ella a la página de sucesos y se trató de un acto de venganza en la que sin duda de forma accidental se encontró un niño entra las víctimas, lo que sirvió al pontífice (ítalo/argentino) de tubo de escape o de cortada que ni pintada en una (clara) maniobra de diversión que le permitía erigirse en defensor de la infancia amenazada.
Fernández de la Cigoña (para los amigos Paco Pepe), vaticanista español en funciones (y funcionario jubilado de RENFE) No deja títere con cabeza en sus crónicas -que me da por leer a veces-, ni cardenales (de curia incluso) ni obispos tan siquiera, y ni el propio pontifice se salva siempre de sus coces. Lo que él si puede y le es perfectamente licito a lo que parece, se ve no obstante que él se lo tiene vedado a otros, porque en cuanto que la ocasion se presenta saca a relucir el buen/nombre de la iglesia contra los que la atacan. Que piense y escriba y sienta lo que quiera. Lo que desafía el buen sentido en cambio -y pone a prueba la paciencia también- es la influencia y el poder (desorbitado) de los que a todas luces goza, él y algunos de un perfil parecido al suyo (españoles o extranjeros) En materia por ejemplo de nombramientos eclesiasticos de todo tipo (como si su angel de la guardia se los soplase a él antes que a otros) Que sepa no obstante -de eso puede estar seguro- que no le van a durar eternamente esos poderes y esas influencias (religiosos a la vez que políticos) Menos de lo que se piensa
La viga (en el ojo ajeno) debió resultar pesada o gruesa por demás a los ojos de los medios por lo que el pontífice se habrá visto conminado por así decir a tener un gesto por primera vez en su pontificado hacia las víctimas de esa plaga todas ellas no obstante de países europeos al norrte de los Pirineos evitando cuidadosamente el señalar al mundo hispánico y en concreto el país entre todos (Méjico) donde esa paga de los abusos de menores abra alcanzado mayores proporciones de escándalo en la sociedad como en los medios.

La iglesia no escapa al fenómeno de la corrupción de la res publica que tanta alarma y denuncia les merece a algunos hasta justificar el asesinato por motivos de simple venganza) Como lo ilustran sus conexiones mafiosas de antiguo –sobre todo en regiones de la península italiana de mayor arraigo de la religiosidad popular y de la influencia eclesiástica en la población como es el caso en todo el Sur (Mezzogiorno) y la plaga de la pedofilia, las dos horcas caudinas de la Iglesia institución y del papa Ítalo/argentino.

Y entre la corrupción de la clase política y la amenaza a la civilización y a los pueblos y naciones que la integran esta claro que le denuncia de una institución eclesiástica convertida en un cómplice mayor de esos dos fenómenos disgregadores y subversivos nos abre las puertas a una estrategia inteligente que ponga el Orden (con mayúsculas) por encima de todas prioridades y de todas las cosas

No hay comentarios: