domingo, marzo 08, 2015

Religión de la Belleza (poesía en domingo)

Culto magno a la belleza
de amaneceres desiertos
y desgarradores ocasos
cual trágicos “desencuentros”,
cual voz de tenor atiplada
dulce y varonil al tiempo
¿De dónde me viene eso,
ese culto a la grandeza?
Que todo lo grande es bello
de una belleza distinta
(lo bello es ello lo feo es feo)

¿De mi estirpe, de mis genes?
¿De mis años niños, tiernos?
¿De un sino escrito en los astros
entre estrellas y luceros?
¿De todo lo que luché
contra todo lo contrahecho
que se pretendía (al revés)
lo más bello y más esbelto?

¡Religión de la Belleza,
Gran signo del Tiempo Nuevo!
Culto a una Obra Maestra,
-¡sí Mujer!- la de tu cuerpo,
de su magia, de su brillo,
de su encanto y candor (tan frescos)

Civilización de la belleza
que nos vio nacer (derechos),
en fase hoy de declive
pero aún viva en los recuerdos
de una Memoria ancestral
de los vivos y los muertos,
que no muere (que no puede)
mientras quede uno despierto
que quiera hacerla revivir
reinventándose por dentro,
lo que fue (aunque no lo crean)
en un pasado ya muerto
y lo que pudo haber sido:
ser y poder seguir siendo
del pasado que no pasa
hasta que lo idealicemos
y sólo –¡oh misterio!- así
nos veremos libre de ello,
de su peso y ataduras,
de su luz y sortilegios
que dejarán de nublarnos
el horizonte (tan negro)

¡Horizontes de futuro
juntos tú y yo, mi cielo
¡Los del pasado que pasó
Y nos dice adiós, riendo!

Y me sentí grande de pronto
como un grande de España ¡Dios!
de haber conquistado tu amor.

Con la lanza de mi fe (en tí)
y la adarga de mis sueños


¡Parada y fonda a un viajero!
camino de no sé donde
yendo en tu busca a tu encuentro
en jornadas de Odisea
atravesando desiertos
abrasadores de día,
frías noches, y altos cielos
cuajados de estrellas frías
que me guían a buen puerto

¿Que por qué te lo cuento a ti?
te preguntarás leyendo
-¿a hurtadillas, a escondidas
de los tuyos?- estos versos

Para que lo entiendas mejor,
-mi ley, mi temperamento-
y así salvar obstáculos,
y así poder ganar tiempo
en mi carrera hacia tí,
contra reloj, contra el Tiempo
que ganaré ¡voto a Dios!
aunque se hundan los cielos

Poeta de días revueltos
de unos tiempos de tumulto,
de una era de tinieblas
¡Yo y mi rosa de los Vientos!

La que me llevó hasta ti
una noche en pleno invierno,
la que me hizo volver a tí
manso, contrito y confeso
ansiando la primavera
de tus risas, de tus besos

Un converso de tu amor
eso soy, te lo confieso
¡Princesa mía, Cruela
Devil (como la del cuento)!
En el camino de Damasco,
mental, por fuera y por dentro
que me llevó a pedir perdón
de hinojos, a tus pies ¡Cielo!

El mundo es un baile, sabes
Una danza de malditos ¡créelo!
Que bailan los que lo pueden,
los que aprendieron a bailar
entre risas y entre muertos
entre el caos y entre el ruido
de internet (¡qué bombardeos!)
Y entre psicosis de crisis
fabricadas por los medios

Y por eso danzo esta danza
que me impones de escarmiento.
Que si es por ti lo hago todo,
Amor. Tu esclavo irredento

No hay comentarios: