lunes, marzo 23, 2015

Aullido de Luna Llena (poesia en, domingo)

¡Tchiss! ¡Un lobo solitario!
(De los que alumbra el destino
y aceleran el Tiempo
y le abren nuevos caminos)

Criatura de un mundo cruel,
producto de un tiempo frío,
rugiendo y aullando de hambre
de Verdad, de grandes Mitos

Ideas solares, astrales,
luces, destellos divinos
que reencenderán de nuevo
un mundo a oscuras (¡Ha siglos!)

Cálmate, Juan, serénate
alma errante ¡Cuánto has sufrido!
Le susurra un duende, un elfo
de los bosques, su fiel amigo

No, no es cierto, se oyó una voz
surgiendo del fondo del río,
no sufriste más que otros,
si sufres, tú lo has querido

¿Lamiéndome heridas?
¡Sufrir es ser tú (ser tuyo)
sin temores ni complejos,
con compasión de uno mismo
pensase lo que pensase
aquel miguel de unamuno!

¿Y por qué? ¿Y por qué no?
¿Por qué someterse a ese sino
tan injusto y tan absurdo,
por qué vivir siempre en vilo?

Mal viviendo vegetando
y sufriendo sin sentido,
sin penetrar el misterio
de los grandes sacrificios
("que por todos pague uno")

Como se sacrificó uno entonces
¿Un energúmeno? ¡Un niño!
con la tau honda en la frente,
el signo de los elegidos

A tí este crudo poema
¡Oh musa de mis designios!
¡A ti, sí Mujer, mi canto
de Luna Llena, mi aullido!

Este lamento (elegía)
de un proscrito, de un poeta
de un justo entre mil bandidos,
de un paria internacional
maldito entre los malditos,
que se relame rabioso
las heridas ¡Qué frío!

La vista siempre fija en tí
mi amor ¡Reina de los anillos!


Reina de damas (¡respeto!)
de tu vida y de las otras
sin buscarlo (¡asi naciste)
mientras que tantos no encuentran
buscando sin tasa y buscando
sin parar, la vida entera

¿Lo encontraste ya todo, mujer?
Algo -¿ese halo de tristeza?-
me hace pensar que no tal vez
que aún buscas -y amas- y esperas

Porque sabes que encontrarás
como las virgenes prudentes
(anales de la Memoria),
que a prudencia (y a talento)
no te ganan, no, las otras

Y si no estuvieras cierta
no buscarías ¿para qué?
Tan cierta a fe mia como estás
de tu encanto y tu belleza

Tienes razón, no te engañas
que encontrarás lo que buscas
cuando lo marquen los Tiempos
que nuestro amor precipita

¿Aires de tragedia estos versos?
¡No! "Luares" de belleza
los que anuncia mi poema
los que anuncias tú (amor mío)
con tu juventud (radiante),
con tu lozana fragancia,
con tu prestancia serena,
con tus silencios solemnes,
con tus ausencias (¡ruidosas!)
con tu presencia a distancia
discreta y majestuosa

Dulce y feroz ¡como una loba!


No hay comentarios: