sábado, junio 28, 2014

CENTENARIO DE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

Pío Baroja fue el principal germanófilo español durante la guerra del Catorce. Y al contrario que otros, nunca se retractaría (...) Esa fue su gloria y su grandeza. Y esa etiqueta y otras afines -de nietzscheano y de ateo y de racista (vasco) empedernido- le persiguieron siempre a sol y a sombra, antes y después, como también durante la guerra civil española. Y en ese punto se merece sin duda reivindicación, revisión y rehabilitación urgente, aunque fuera tan mal escritor como pretendía Umbral (o tan falto de estilo) Estilo personal no le faltaria en su vida desde luego, si no en su pluma
Hoy 28 de junio se commemora el Centenario (en 1914) del atentado de Saravejo donde el archiduque Francisco Fernando heredero del trono imperial austro-húngaro caía asesinado junto con su esposa (encinta) a manos de un serbio indepdentista, Gavrilo Prinzip, en lo que iba a ser el detonante de la Primera Guerra Mundial, y si hay que dar razón al profesor Nolte en su obra "La guerra civil europea", también de la Segunda. La patria chica del militante serbio aquel se encuentra hoy -por una ironía de la historia (...)- en la zona de Bosnia evacuada por los serbios al final de las guerras de los Balcanes. De "suicidio de Europa" calificó José Antonio Primo de Rivera a la guerra del Catorce. Y honestamente pienso que el revisionismo en relación con la Primera Guerra Mundial es otra asignatura pendiente de la historiografia en curso (de urgencia), igual que lo es en relación con la segunda. Una secuela lejana de "la primavera de los pueblos" (de 1848) -la principal de todas- contra la que se insurgió Federico Nietzsche, la Gran Guerra. Y gran convidado de piedra pues, el pensador alemán en la commemoración de este centenario

No hay comentarios: