ARRIBA ESPAÑA Y QUE SE J...PUIGDEMONT!!!

ARRIBA ESPAÑA Y QUE SE J...PUIGDEMONT!!!
SEMPER IDEM

viernes, diciembre 26, 2014

MENSAJE REAL PODEMOS ADVIERTE Y AMENAZA

Alfonso XIII acabó pagando contante y sonante su cooperación (estrecha, y leal) con el régimen de Primo de Rivera. ¿La historia se repite? ¿O se habrán aprendido sus lecciones sus principales actores y protagonistas? ¿Caerá en la cuenta el monarca actual -obrando en consonancia- que la ley de la memoria le deslegitima? ¿Sera capaz de obrar –sabia y eficazmente- por su derogación lo mismo que viene obrando por la reconciliación en el seno del estamento castrense? Ese es mi mensaje de navidad a los que aquí me leen y de ello hago voto ardiente de Año Nuevo en atención a mis lectores y a todos los españoles
Lo de Podemos tal vez se confirme –quiero decir que la amenaza se haga realidad- o quede al final en agua de borrajas, está por ver. Pero desde ya –como gustaban de decir los rojelios de mi época- está claro que la casta como ellos dicen les tienen admitidos entre los suyos y asignada una función tribunicia –la que ejercía el tribuno de la plebe en la antigua Roma- que no deja de llenar aprensiones a las mentes sensatas y de cubrir de negros nubarrones el futuro a más o menos corto plzo.

Y se habrá visto confirmado con el eco que habrán alcanzado en los medios de la prensa global (española) la reacción del mesías de Podemos a las palabras del monarca en su primer mensaje navideño tras su ascensión al trono en junio pasado. Le pasa un jabón –como deciamos con leguaje coloquial en mis años jóvenes- al monarca el mesías indignado.

No sólo eso, sus palabras suenan (de nuevo) a advertencia como sin duda van a seguir sonando a partir de ahora, de forma cada vez más precisa e imperiosa e inapelable (y amenazadora) El rey no se toca, de momento, pero a partir de ahora le movemos el piso, ese el signo (y la consigna) de la hora. Felipe VI denuncia (atinadamente) la corrupción –viene a decir el líder indignado- pero sigue confiando en los corruptos de los que ellos se excluyen por supuesto, por propia definición como quien dice.

¿Una partida de políticos incorruptos entre corruptos? La cuadratura del círculo.¿ Ausentes del mensaje real los exiliados? ¿A quiénes se refiere Pablo Iglesias? ¿A los exiliados del 36 y de sus descendientes que dieron la espalda a España y de la que guardaron y profesaron y cultivaron y alentaron hasta hoy una memoria beligerante de guerra civil en ellos y sus descendientes hasta la séptima generación (como una maldición bíblica), tal y como lo pudo experimentar a sus expensas y en propia carne incluso el autor de estas líneas en los largos que llevo residiendo por cima de los Pirineos?

Nada indica que no sea así, pero lo más prudente sea sin duda concluir que aquél estaba hablando de la diáspora indignada de los jóvenes posgraduados que se fueron en busca de trabajo –y en señal de protesta y desafío- en unas oleadas emigratorias en serie que dieron comienzo sólo –y no un minuto antes- tras el final de la era Zapatero. Y la mas mínima mención por parte del monarca del fenómeno en su mensaje navideño hubiera sido concederles un rango o un valor político que sin duda no tienen.

Van y vuelve de vacaciones y se vuelven a ir, gozando asi de libertad de movimientos en el marco de la UE, y santas pascuas. ¿Dónde está el drama o la tragedia? El nuevo monarca además, como hombre joven que es tiene sin duda la mente despierta y la memoria más despierta aun y no ha olvidado el incidente (desagradable) -y surcado de negros presagios- en el que se vio envuelto con una joven indignada –que tal vez acabe leyendo esta entrada desde un país por cima de los Pirineos o del otro lado del charco que escogió para su exilio- que el apóstrofó en plena vía publica en Pamplona al grito de ¡Viva la República!

La Zarzuela, blanco u objetivo supremo de aquella operación de asalto al palacio de Invierno en la mente de los artífices intelectuales (y financieros) del 15-M bautizado desde el primer momento de “spanish revolution” por la prensa global anglosajona. Lo saben hasta los niños. El asalto en regla fracasó, pero la operación continua, en más sinuoso e insidioso. Y de entre todas, su arma más temible lo es sin duda el chantaje a la legitimidad del que acabó siendo víctima Alfonso XIII, bisabuelo del actual monarca.

La historia se repite y la izquierda española tras cuarenta años de pacto de amnesia que los de Podemos –a las ancas de Zapatero- declararon fracasado y obsoleto, se propone a todas luces –en su moldura mas reciente- pasarle factura al monarca actual de los años de régimen de Franco y de la guerra civil –y del heredero de aquel, “el régimen del 78” como le llaman- como se la acabaron pasando al bisabuelo del actual monarca los antepasados de aquellos, por su colaboración mucho más estrecha –e incluso "cómplice"- de lo que en la historiografía en curso se admite, con la Dictadura de Primo de Rivera, un régimen –a comenzar por su realidad o sustancia semántica- condenado y desahuciado a creer al mesías indignado, por la historia y la politología, y lo mismo que los antepasados de aquellos acusaron a Alfonso XIII de haber violado (sic) de la constitución (monárquica) en vigor entonces, sus descendientes de la izquierda indignada (y guerracivilista) acusan cada vez más claramente y en voz más alta al “régimen del 78” y a sus máximos representantes hasta la fecha, los dos monarcas que se habrán sucedido hasta ahora, de violación de la constitución republicana del 32 y de todos los pecados de Israel en resumidas cuentas.

El desafío es de órdago a la grande y de nada sirve el meter la cabeza debajo del ala como tantos están haciendo las horas que corren. No piden todavía la cabeza de la reina -ni la de la princesa cenicienta- pero todo se andará,  a su debido tiempo fantasmas míos. Una prueba contra reloj o una lucha contra el Tiempo –como definió a la Justicia el abogado francés Jacques Vergès, mitad mago oriental mitad profeta bíblico-, en eso se ve convertida la política española los tiempos que corren. El tiempo que le queda a la presidencia Obama

No hay comentarios: