jueves, julio 02, 2015

¿AMANECER DORADO AL RESCATE DE SYRIZA?

Incidente en la televisión griega estatal el 7 de junio del 2012. El diputado de Amanecer Dorado Ilías Kassidiaris se defendió frente a una diputada comunista que pretendió agredirle. Momentos antes, Kassidiaris había arrojado un vaso de agua en señal de desafío a otra de las intervinientes en el programa (vestida de rojo en la foto) –que no hacía más que zaherirle y acusarle- miembro emblemático del partido Syriza actualmente en el poder y que salía en la foto de Pablo Iglesias y su adjunto Errejón con Tsipras durante la visita de aquellos a Grecia con ocasión de la campaña electoral en aquel país. Noticias de última hora (en lengua italiana) dan cuenta de la liberación de Kassidiaris -que salió ya absuelto en marzo del proceso que se le siguió por aquel incidente-, uno de los pocos dirigentes de Amanecer Dorado aun en prisión, en lo que algunos medios interpretan como el precio a pagar del apoyo de Amanecer Dorado en el referéndum del domingo en el que Tsipras se lo juegan todo a una carta. ¿Amanecer Dorado al rescate de la izquierda radical griega? No me lo creo
En Grecia el cielo se oscurece conforme las horas pasan y todo se ve cada vez más oscuro, y eso les sucede incluso a aquellos como el autor de estas líneas que se jactaban de tener ciertas luces en la materia. Ayer o anteayer di cuenta en este blog de las declaraciones de un diputado de Amanecer Dorado que se manifestaba –de lo más enfervorizado- por el no en el referéndum del próximo domingo en unos términos que deberán haber hecho las delicias del actual jefe de gobierno en aprietos.

De las noticias que me llegan mientras me disponía a escribir estas líneas se desprende una impresión un poco menos nítida por así decir, y son las declaraciones de uno de los pesos pesados de Amanecer Dorado que califica de trágica (sic) la gestión de la crisis por parte de Tsipras el actual jefe del gobierno griego.

La noticia bomba no obstante si se confirma –que no veo recogida por ningún a parte mientras esto escribo- es la liberación de un diputado de Amanecer Dorado de los que aún seguían presos –en espera del juicio que pende sobre ellos que no consigue arrancar mor lo qu ese ve tres cuatro o cinco tentativas hasta ahora todas infructuosas- tal vez el más mediático de todos ellos, y me refiero a Ilías Kassidiaris candidato de Amanecer Dorado a la alcaldía de Atenas en las últimas elecciones municipales griegas donde obtuvo un honroso ercer puesto y un sorprendente resultado en número de votos.
Kassidiaris es más conocido no obstante por el incidente en el que se vio envuelto –y del que me hice eco (defendiéndole) en mi anterior blog de Periodista Digital- hace tres años cuando en un programa de la televisión griega en directo abofeteó a una diputada comunista que trato de agredirle ante las cámaras después que tuviese un desplante con otra de las intervinientes en el debate (que no hacía más que incriminarle y atosigarle con reproches y acusaciones sin parar, sin dejarle hablar, hasta que le echó un vaso de agua encima), destacado miembro (o miembra) de Syriza –que posó en la foto de Pablo Iglesias y su adjunto Errejón junto a Tsipras- cuando viajaron a Grecia con ocasión de las lecciones en aquel país.

La noticia pues de confirmarse se ve cargada de simbolismo y a la vez surcada de (profundos) interrogantes. ¿El precio a pagar para sostener al gobierno de izquierda radical en próximo domingo buscando así los artífices de esa liberación sorpresa el desactivar una nueva revolución de color pro UE que se estaría gestando las horas que corren entre los partidarios del Sí a las medidas de austeridad en el referéndum en puertas? Vivir para ver fantasmas míos.

La historia de Grecia es críptica y hermética en lo que tiene de (greco) oriental y bizantina para españoles y mentalidades occidentales en general y a la vez fácilmente accesible si se saben manejar –como aquí ya lo expliqué- ciertas claves históricas, como la de la guerra civil griega o de episodios anteriores de la historia griega contemporánea como el régimen del 4 de agosto instaurado por el general Metaxas, un amigo y aliado indefectible de la España nacional durante la guerra civil española. O al menos así lo enf6caba yo todo hasta hace unas horas.

Y es que leyendo esta mañana un reportaje del diario de izquierdas francés Libération en su edición de hoy sobre la crisis griega y el referéndum del domingo, retengo el detalle que en la mente de muchos griegos –algo fuertemente anclada sin duda en su memoria colectiva- el No que propone el gobierno de Tsipras en el referéndum del domingo próximo y que se ve anunciado en un cartel propagandística ´plantificado nada más conocerse la convocatoria del referéndum en la ventana del despacho del actual ministro de economía Varoufakis, evocaría  –para una mayoría de griegos sobre todo- el No del General Metaxas al ultimátum de Mussolini en 1940 que trajo consigo la invasión de Grecia por las tropas italianas y tras verse estas repelidas, la ocupación alemana del país (y todo lo que se seguiría)

Particularidades de la historia griega propia e intransferible, como ocurre con la historia de todos los países de vieja cultura y civilización. ¿Nacional bolchevismo a la salsa griega en puertas para alborozo y jolgorio de indignados y neófitos suyos de extracción facha, azul o falangista?

No tan rápido, que Grecia se demostró de antiguo una caja de sorpresas para occidentales y sin duda no ha dejado de serlo de la noche a la mañana. La apuesta por Putin viniendo de nacionalistas griegos es conocida de antiguo–desde los tiempos de la guerra de los Balcanes en donde aquellos sostuvieron la causa “maldita” de los serbios ortodoxos -como lo hizo (en solitario) el autor de estas líneas-, en materia de defensa (o no) del euro su postura es menos divulgada entre occidentales y agrava la confusión el enfrentamiento que les opone –en los medios, y en el Parlamento Europeo por ejemplo- al Frente nacional de Marine Le Pen partidaria fogosa (y un tanto obsesiva) -contra el parecer de su progenitor- de la salida del euro.

Para completar el bizantinismo de la situación en Grecia el diario Liberation publica otro reportaje en su edición de hoy a doble página en el que pretende poner en guardia a sus lectores contra la tentativa (sic) de la derecha griega al abrigo de las circunstancias críticas por las que atraviesa el pis de reencender (‘remake’) la guerra civil griega tangos años después.

Como si me hubieran leído en este blog –por quién se toma, dirá aquí alguno- el análisis guerra civilista que hice de la situación griega en mi penúltima entrada, con el hilo conductor de una guerra civil interminable entre griegos, como sigue ocurriendo entre españoles. En lo que el diario izquierdista Libération viene a abundar ahora sorprendentemente por más que tire la piedra en contra de la derecha griega –léase el partido mayoritario en ese sector del tablero político griego- y no en contra de la izquierda actualmente en el poder. Para engaño de incautos.

La izquierda griega es por esencia guerra civilista como la española, tendría que volver a nacer para dejar de serlo. El mismo reportaje de Liberation al que más arriba aludo se mencionaba –tratando de quitarle hierro- uno de los primeros gestos de Tsipras tras su llegada a la jefatura del gobierno griego y lo fue la visita al monumento erigido en el centro de Atenas en memoria de la víctimas de la resistencia anti-alemana durante la Segunda Guerra Mundial y también nota bene de las víctimas (sólo) del bando comunista durante la guerra civil (1946-1947) El diario francés añade púdicamente que el gesto no ocasiono polémica alguna en la opinión pública, y si lo hizo –apostillamos nosotros- tampoco creemoos que se hicieran mucho eco los medios ni griegos n i extranjeros. Germanos contra bereberes en España ¿helenos contra turcos o asiáticos en Grecia en cambio?

A riesgo de pasar por cínico o provocador me atrevo a formular esa comparación que aa lgunos les parecerá desconcertante por demás, extravagante o peregrina incluso. Eppure se muove, respondió Galileo a sus acusadores. Y no nos invita menos a rendirnos a la evidencia otro documento gráfico publicado en el extenso reportaje de varias páginas y artículos dedicado en le diario Liberation de hoy a la crisis griega, y es una instantánea de la cabeza de la manifestación que recorrió ayer en defensa del No –de partidarios de Syriza- las calles de Tesalónica en el extremo oriental del país junto a la frontera turca.

¿Cualquier parecido con la realidad pura coincidencia? Jóvenes militantes de la izquierda radical desfilando en grupo compacto bandera en ristre todos ellos a modo de garrotas (lo que en realidad eran) y un no se qué en los rostros en el ambiente que me transportaban a otra instantánea que ya comenté en alguna ocasión en mi blog anterior de Periodista Digital de una foto publicada a principios de la década de los noventa en el semanario francés Nouvel Observateur de los inicios de la guerra civil argelina donde se veían integristas islámicos desfilando (armados de alfanjes, cuchillos y navajas) por las calles de Argel durante la huelga general declarad por el FIS. Un mismo aire inhóspito oriental no-europeo en los semblantes, casi de morisma, o de horda asiática, esa es la impresión que me produce esa foto (revelación) para qué debería negarlo.

Y mirando esa foto de Libération, me venían a la mente los comentarios de un inmigrante argelino en Bélica con el que entablé amistad a mi paso por la ULB y que en una ocasión comentando con él ese clisé que arrastran muchos belgas por cuenta de los españoles -de la sangre mora de los españoles por expresarlo sin eufemismo-, me dijo que eso le recordaba lo que le había oído una vez a un amigo suyo griego de nacionalidad –residente en Bélgica-, quien se quejaba que los occidentales –europeos occidentales sin duda quería decir- no les habían perdonado aún a los griegos su pasado turco (bajo la dominación del imperio otomano), sobreentendido los trazos indelebles que aquel pasado les había legado (entre otros, en el plano étnico o genético) (…)

Por eso y otras serie de consideraciones me llena de perplejidad y escepticismo la alianza nacional bolchevique que algunos medios parecen estar diseñando por cuenta de la situación en Grecia las horas que corren. No creo en ella, y no creo que influya decisivamente –caso de producirse- en el resultado del referéndum del domingo. Mi apuesta es por el sí, sí a Europa no a la UE. Si los griegos se van, perderíamos además muchos rusófilos un interlocutor privilegiado –en el plano cultural y de historia de la civilización- en nnuestro abordaje del mudo ruso eslavo del que tanto nos separa, de la historia contemporánea y la geografía aunque solo sea

ADDENDA Terminada esta entrada llega a mi conocimiento el texto completo de las declaraciones al diario italiano Il Tempo (de Roma) del dirigente de Amanecer Dorado Ilias Panagiotaros. Confirma en parte mi impresión primera. No hay una posición oficial del partido (hasta ahora) en favor del sí o del no en el referéndum del próximo domingo. De las declaraciones que aquí evocamos se desprende no obstante duda una simpatía o sintonía –en el plano psicológico al menos- con la postura defendida por Tsipras.

No se alían con el gobierno de izquierda radical pero esgrimen groso modo sus mismos argumentos, contra el sistema usurero (¿judío?) del que se ven víctimas, lo que nos devuelve a las viejas polémicas de hace siglos –entre arbitristas españoles en particular, del Siglo de Oro- sobe la licitud (moral) o no del préstamo de interés. Para un viaje así no necesitábamos alforjas querido Sancho. Digamos que se nota en esas declaraciones cierta asimetría a favor de la izquierda, en contraposición –por emplear parámetros familiares a los españoles- con la asimetría (claramente) favorable a la derecha que fue la de la Falange española durante los años de la II República.

Como si los nuevos planteamientos geopolíticos (sic) que les exige la nueva situación del mundo –acercamiento a la Rusia de Putin, a los BRICS (países emergentes), rivales potenciales del FMI- les llevase a replantearse radicalmente sus posiciones de política griega? El partido no vota cómo tal por el no, pero deja que lo hagan sus partidarios y militantes, esa es la glosa que se merecen las declaraciones que aquí comentamos.

También parece un poco sibilina la evocación que se recoge en esas declaraciones a la nueva república (sic) fundada por el partido comunista griego durante la guerra civil. ¿Causa de todos los males o madre de todas las batallas (de la historia griega posterior)? Hasta hoy tuve siempre entendido que Amanecer Dorado asumía la memoria anti-comunista del bando vencedor en la guerra civil. Ahora después de leer esa entrevista me entran dudas.

¿El dirigente nacionalista griego hacia acaso alusión al bando de los vencidos de la guerra civil que emprenderían el camino del exilio en países balcánicos –de régimen comunista (Yugoeslavia, Rumanía, Alemania del Este)- muchos de ellos y que estarían de vuelta décadas más tarde sin la menor experiencia de economía de mercado y pasando así a engrosar el clientelismo -de clase/obrera- que fue la columna vertebral del sistema PASOK (y de todas sus culpas y pecados)?

No lo dice y es lástima, porque sus declaraciones hubieran ganado mucho en claridad y en contundencia. Y la alusión a la Argentina y a su suspensión de pagos al FMI en el 2004 está sin duda cargada de razones pero no aleja menos a sus émulos y defensores de una perspectiva europea. Dicho sea todo lo que precede en descargo de conciencia. Sigo creyendo no obstante en Amanecer Dorado. Hasta prueba (concluyente) de lo contrario

No hay comentarios: