ARRIBA ESPAÑA Y QUE SE J...PUIGDEMONT!!!

ARRIBA ESPAÑA Y QUE SE J...PUIGDEMONT!!!
SEMPER IDEM

sábado, octubre 01, 2016

FELIPE VI Y LA KIPÁ JUDÍA

Felipe VI en las exequias celebradas hoy por el alma (¿inmortal?) de Simón Peres, líder de antiguo del partido laborista judío (de izquierdas) -afiliado a la Internacional Socialista-, y amigo de notoriedad publica de los socialistas españoles, con los que le unía una misma memoria de los vencidos de la guerra civil que él mismo -ya adolescente en el momento de finalizar (oficialmente) la contienda- siempre revindicó abiertamente y sin tapujos. Notorios en particular sus lazos de amistad con Felipe González. El interlocutor en cambio de Felipe VI en la foto (Barak Obama) se diría que viene a hacer gravitar la actual crisis del PSOE -me refiero con vistas a su resolución o desenlace- del lado de Podemos, léase de sus aliados dentro del partido socialista en crisis, del que aquél se puede considerar -como ya lo expliqué y demostré en mi libro “Guerra del 36 e Indignación Callejera”- progenitor o inspirador al menos junto con el anterior mandatario español (socialista) José Luis Zapatero (de ellos y en general del movimiento indignado) ¿De qué lado se inclinará la balanza de las presiones de las que el monarca español habrá sido a todas luces blanco durante las exequias del verano político hebreo? ¿Se bastarán a salvar la cabeza de Pedro Sánchez? Se admiten apestas. Dicho sea con todos los respetos
¿Alguien le pedía tanto? Pensamos que no. Ni siquiera su interlocutor en la foto. La kipá (judía) -de judío practicante- que habrá lucido (ufano) Felipe VI en las exequias del líder del partido laborista judío Simón Peres -tal y como nos lo muestra el documento gráfico- nos plantea como sea serios reparos mentales a algunos entre los que me encuentro. ¿Marcando simplemente el paso de su progenitor que se vio en más de una ocasión así ataviado? Hay que suponer que sí. El predecesor sin embargo de su augusto padre en la jefatura del estado español nunca se mostró así ni por asomo, aunque ya oigo algunos -me curo en salud de inmediato- rebatiendo mi ejemplo por improcedente (y otra serie de horrores a cual más macabro) Tengo otro ejemplo a mano no obstante, de lo más adecuado, como anillo a dedo y es el del abuelo y predecesor en el trono del monarca actual, su majestad Alfonso XIII, que nunca se mostró ataviado de esa manera.

¿Eran otros tiempos? Por supuesto. Pero los tiempos como los vientos cambian. Y mientras escribo estas líneas se está consumando -cuestión de días- la reconquista del sector de Alepo aun controlado hasta ahora por los rebeldes islamistas lo que marcará a la vez una gran derrota para la primera potencia del planeta, los estados Unidos, comparable en tantos aspectos a la guerra del Vietnam y a su desenlace, y a su vez el final de toda una época, marcada por la Pax Americana, de resultas del desenlace de la Segunda Guerra Mundial y cuarenta y cinco años más tarde de la caída del Muro. Nadie nos pide tanto a nosotros dese luego. Me refiero que el acatamiento de la figura de Felipe VI de morca reinante y rey de todos los españoles, no nos exige asentir de pie juntillas sin rechistar a todos sus gestos y palabras. No comprendemos ese gesto y nos sentimos pues en el deber moral -y patriótico- de hacerlo saber y publicarlo a los cuatro vientos.

Los predecesores en la rama dinástica del actual soberano fueron absolutamente extraños ese gesto,desde luego Y lo mismo cabe decir de la rama francesa de su dinastía. Ni siquiera los monarcas de la Restauración Luis XVIII y Carlos X rindieron pleitesía de esa forma a quien quiera que fuera. ¿Nada aprendieron y nada olvidaron al vez, como se lo reprocharon algunos? Es posible pero entre lo que no olvidaron figuraba sin duda el pego a la tradición de sus mayores que lo fue de tolerancia hacia los judíos presentes en su reino aunque hasta cierto punto. Como lo ilustra el que la Revolución Francesa y sus figuras mas destacadas se arrogaron la misión de emanciparlos (sic) de un estatuto como el que habían conocido en el Antiguo Régimen- ye les protegía sin duda mas que otra cosa.

Las exequias de Simón Peres viene a coincidir con la situación delicada por la que atraviesa en Oriente Próximo a raíz de los últimos acontecimientos relacionados con la guerra en Siria. Y viene a o coincidir también -algo que nos atañe aún más a los españoles- con la crisis interminable por la que la actualidad política española viene atravesando desde el pasado mes de diciembre agudizada ahora por la crisis que acaba de estallar al interior del partido socialista (PSOE)

Simón Peres el líder judío acabado de fallecer era figura destacada de una formación laborista judía que forma parte de la Internacional Socialista y para nadie son un secreto los (viejos) lazos de amistad que el finado mantenía con los socialistas españoles. Y en las entradas recientes de este blog en las que habré abordado la crisis que sacude al partido socialista hice observar el papel de arbitro que incumbe en razón de su dignidad y de sus atribuciones al monarca reinante en relación con la crisis abierta en el PSOE. ¿Presiones del mas alto nivel -del mismo Bark Obama- en el titular de la jefatura de Estado español urgiéndole a asumir protagonismo (directo) en la crisis interna de los sociatas? No hay nada que lleve a desechar la idea, bien al contrario.

Hasta el punto de poder conjeturar que esas presiones puedan tener un signo y una dirección bien precisa si se tiene en cuenta -como lo expliqué y demostré en el libro que consagré a Podemos, al 15-M y al movimiento indignado- el papel de padrinazgo ultimo que incumbió en la eclosión del 15-M a Barak Obama por intermedio del mandatario español de entonces, el socialista Zapatero, reunidos en la Casa Blanca con motivo del tradicional “desayuno de oración” un año antes, casi día por día, de la eclosión del 15-M, matriz principal de Podemos, la formación dirigida por Pablo Iglesias.

Lo que hace un mas verosímil la hipótesis que apunté ya en este blog de que Felipe VI pueda acabar librando in extremis de la defenestración al secretario general (hasta ahora) del PSOE, ahijado político de José Luis Zapatero y al que los lazos ocultos con la formación indignada (o morada) habrán llevado a todas luces a la situación (extrema) en la que se encuentra, en parte al menos

No hay comentarios: