jueves, marzo 16, 2017

NIETZSCHE Y UNAMUNO

El Anticristo de Nietzsche que me acabo de leer de nuevo -con gran provecho y fruición y solaz de espíritu- no se explica ni en su contenido ni en el pathos de furor anti-bíblico y anti-teológico que respira esa obra en todos y cada uno de sus párrafos, no se explica como digo sin la censura, mas aun sin la excomunión implacable de la que Nietzsche debió sentirse víctima a partir de un momento de su vida en los medios religiosos protestantes (luteranos) de los que él precedía, hijo y nieto y biznieto de pastores protestantes. Unamuno en cambio -que escribió nota bene el sentimiento trágico de la vida (como por encargo) en refutación del Anticristo de Nietzsche- fue un protegido del protestantismo europeo -aliado objetivo en aquellos tiempos de la Institución Libre de Enseñanza en la órbita de la cual el se mantuvo siempre lo largo de carrera académica- hasta el final de su vida. Lo que sirvió de detonante del incidente de Salamanca (en parte al menos)
La vulgata piadosa que difunde ahora el diario oficioso de la santa/madre -y órgano destacado de propaganda fide, La Gaceta-, por cuenta del incidente de Salamanca, nos deja un poco escépticos a algunos, la verdad sea dicha. ¿Por qué sólo ahora se viene a revisar de esa forma un suceso anclado -en la versión grosso modo admitida hasta ahora- en lo hondo de la memoria colectiva a escala planeta, desde la época en que ocurrió?

El testimonio de Eugenio Vegas (post mortem) tan poco nos convence después de haberle leído desmentirse de la versión que nos contó él mismo en una de la tertulias que celebraba en su casa -con asistencia del autor de estas lineas (a principios de los setenta)- de su huida de Madrid al estallar la guerra civil, que contradice claramente en sus memorias (escritas en la transición), por lo que sea.

La propaganda de guerra en la que se veía envuelta el conjunto de la prensa sin excepción tanto de un lado como del otro de las trincheras tampoco invita mucho a prestarle enteramente crédito a esa nueva versión un tanto iconográfica. Lo que algunos vemos en cambio por detrás de esa iniciativa es la milésima tentativa de querer recuperar al figura de Unamuno, su legado intelectual como su significación ideológica. Y ahí la verdad es que me planto un poco, como me plante siempre. Algo que me costo el enfriamiento -si no ruptura total- con unamunianos fervientes. Unamuno ye algunos enarbolaron siempre como una figura emblemática anti_Nietzsche, sobre todo por cima de los Pirineos.

Y la comparación dicho sea con perdón de tantos unamunianos fervientes no se tiene en pie. Nietzsche fue un hombre trágico de verdad, lo de Unamuno en cambio tuvo algo de tragicomedia (y de opereta) tanto su vida como su muerte. Y sus respectivas trayectorias no son tampoco en modo algunos comparables. Me hice alérgico a Unamumo en el extranjero, lo confieso, viendo la reputación que arrastra -de un Español (liberal y heterodoxo) no como los otros- por cima de los Pirineos. En realidad, Unamuno se encontró durante su vida -cuidándose muy mucho de no apartarse nunca ni un ápice tan siquiera- dentro de la órbita de la Institución Libre de Enseñanza que de los Pirineos para arriba ofrecía un paraguas mucho más eficaz y protector que elque podían ofrecer la santa/madre y sus antenas y tentáculos a los intelectuales (tachados entonces de reaccionarios sin remedio) situados dentro de su órbita.

Y no sólo eso, Unamuno de toda evidencia tuvo siempre buenos contactos con los medios evangélicos (protestantes algo que serviría de detonante e del celebre incidente de Salamanca parte al menos. Nietzsche en cambio -algo que se habrá rodeado siempre del más riguroso de los tabúes- fue un ex-co-mul-ga-do del protestantismo (luterano) en el que había nacido y crecido y en el ye se vio educado de joven. Una circunstancia de su trayectoria de la que no se puede hacer abstracción a la hora de juzgarle él como el conjunto de su obra.

¿O piensan algunos que sl carga tan anticristiana -anti-protestante en el fondo sobre todo, más que anti-católica-, que arrastra su obra tardía El Anticristo, la mas transgresora de toda las suyas y sin duda la que mas escándalo produjo, y también la mas crucial y reveladora de todas las suyas, igual que el tono de la misma tan virulento, tan visceral, tan violento tan incandescente, no cabía ver un reacción de legítima defensa-mas que un síntoma de desequilibrio mental- contra una execración, una exclusión, un atestamiento o puesta en cuarentena sin l a que no cabe explicar ni el conjunto de su obra ni su trayectoria sobre todo su fase mas tardía, Las cesuras por causa de religión son tan temibles implacables que las que algunos sufrimos -como ya aquí tengo denunciado- por razón de nuestra extracción católica.

1 comentario:

Anónimo dijo...

http://www.alertadigital.com/2017/03/13/de-conquistar-un-imperio-a-dejarse-maltratar-por-dos-perroflautas-detenidos-los-dos-agresores-del-comandante-del-ejercito-en-palma/
Los dos jóvenes acusados de grabar con un móvil y agredir sin motivo a un comandante del Ejército que iba de uniforme por el Passeig des Born de Palma fueron detenidos ayer por la Policía Nacional, que montó un gran operativo para dar con los agresores. Además, hay otra implicada: una mujer que grabó la secuencia. El militar de alta graduación, de una cincuentena de años, acudió a primera hora de la mañana del viernes a una sucursal bancaria de Es Born, para realizar una gestión. El militar, cuando estaba en la cola del banco, detectó el ruido característico de los teléfonos móviles cuando realizan fotos. Se giró y vio a un joven sentado de cuchillas, junto a otro, que le tomaban unas imágenes. El oficial iba vestido con el uniforme mimetizado y les pidió explicaciones a los desconocidos, que se rieron de él. Cuando vieron que el comandante sacaba su móvil y llamaba a la policía se abalanzaron sobre él y le golpearon. El agredido cayó al suelo, donde siguió recibiendo patadas y puñetazos.