ARRIBA ESPAÑA Y QUE SE J...PUIGDEMONT!!!

ARRIBA ESPAÑA Y QUE SE J...PUIGDEMONT!!!
SEMPER IDEM

martes, noviembre 24, 2015

¿DONDE ESTAN LOS FRANCESES DEL NO A LA GUERRA?

Estatua a Godofredo de Bouillon, primer rey (franco) de Jerusalén, y jefe militar de la Primera Cruzada, en el centro de Bruselas, erigida (nota bene) en 1848, durante la llamada "primavera de los pueblos" La anarquía revolucionaria decimonónica resucitaría el viejo ideal, como lo resucita ahora –y redime y rehabilita (a su pesar)- el  terrorismo islamista salvaje. Salvo a lo que parece entre españoles. Spain is different
Dónde están los de la sección francesa del No a la guerra, porque no se les ve ni se les oye por ninguna parte, a ellos que les afecta el tema mucho más directamente que a los del no a la guerra de por debajo de los Pirineos que se ponen en marcha de nuevo ahora y anuncian movilizaciones. Se lo diré yo sin tapujos. No se les ve porque no existen, porque no los hay, porque Spain is different, el único país de Europa que sigue viviendo una guerra civil interminable desde hace más de ochenta años. Según se puede leer en informaciones de última hora que circula en la red, el Estado Islámico acaba de difundir un vídeo en el que se aconseja (sic) a los franceses que si no quieren más atentados que hagan lo que los españoles (sic) en el 2004, léase que presionen a su gobierno para dejarse de guerras en Oriente Próximo.

Como quien oye llover, se lo digo yo, que lo sucedido en España tras los atentados del 11 de marzo, ese espectáculo de guerra civilismo –de odio fratricida- no se dará en ningún país europeo por muchas víctimas y por mucha sangre que se les venga encima. A cada cual sus guerras y sus muertos, decía Heidegger (o algo muy parecido) Y si los perro flautas encaramados al poder en algunas alcaldías tras las elecciones del pasado mes de mayo prefieren reservar su empatía, al EI y los que les apoyan (o les justifican), otros nos reservamos el perfecto derecho de sentir empatías con las víctimas de esos atentados.

Se viene especulando –un tanto insidiosamente- en ciertos paginas digitales por cuenta del recital de música (heavy o metal) que dio pasto a la carnicería islamista, y de prácticas de satanismo de las que se habían hecho reos (sic) algunas de las víctimas de las matanza, circulan incluso hasta fotos, que no prueban nada pero que me niego a difundir en este blog por cierto, por eso precisamente por una simple cuestión de empatía, porque mirando los rostros de las primeras filas del recital –los primeros que iban a caer minuos mas tarde victimas de aquella locura asesina- se me antoja que podría haber encontrado entre ellos a algunos de los míos o amigos de los míos, y porque se me nublaban los ojos, tan simple como eso, y que se piense de mí lo que se quiera.

Y esa misma empatía siento ahora con la población atemorizada de Bruselas encerrados en sus casas de miedo de la que se les pueda venir encima. Soy europeo, occidental, ya me vengo explicando largo y tendido en el tema en este blog desde hace un rato. En mi lengua materna. Bachar el Assad en una primera reacción a los atentados de París, declaro que los sirios vienen viviendo los mismo desde hace cinco años, algo en lo que sin duda tiene razón, y comparaba lo poco de empatía que se notaba en los medios y en la opinión publica de los países occidentales con los atentados salvajes de Beirut, tan salvajes como los de París, de unos meses antes, en lo que hay que comprenderle un poco, por el litigio al borde de la ruptura de hostilidades que le opone al gobierno francés actual como le opuso al gobernó francés anterior que se tenían vendida ya a la piel del oso y se tenían (y tienen) jurado –unos y otros- el echarle abajo a él y a su régimen.

Por su parte el vicepresidente ruso Medzbedev acusa directamente –con nombres y apellidos- al presidente Obama de haber provocado el surgimiento del EI con su política irresponsable, que hacía del derribo del régimen sirio (legítimo) la prioridad de las prioridades. Y tanto uno como otro , el presidente sirio como el vicepresidente ruso se muestran cargados de razones, pero el corazón tiene razones o motivos que la razon no comprende, y ni uno ni otro puede reprocharnos a occidentales, el sentir más empatía con los nuestros, con los que tenemos y sentimos mas próximos.

Ley natural, ley de vida, mucho antes de ser un precepto evangélico o coránico (o como qe quiera) Y visionando un video de los atentados de París, de la recogida de cadáveres en camillas que iban metiendo (despacio) en una ambulancia me venía como un tufo a muerto, que me diga a ese trivialidad sofocante, insoportable, no del ser (como la película aquella), si no de la muerte misma.

Tienen declarada a una guerra a Europa a Occidente pero eso no es de ahora, viene de la noche de los siglos, de la agonía de Bizancio, de las Cruzadas, de la reconquista española, de la invasión de los tártaros incluso. Quiere decir que es cosa suya, que es su problema, porque no pueden pedir empatía o comprensión a aquellos a los que tiene declarada la guerra. La guerra civil española fue un castigo de Dios, declaro en una ocasión un teólogo fundamentalista –del otro lado del Estrecho, de los tiempos de la guerra civil argelina- por todos los crímenes (sic) que se cometieron en la península contra los musulmanes (léase durante la Reconquista)

Y pretenden ahora algunos en España que sintamos empatía con esos predicadores de odio (fratricida) Las Cruzadas fracasaron, pero eso no las condena ante la historia y que me perdonen s amigos ortodoxos rusos u occidentales-, y el resurgir de ese odio milenario las justifica y las redime y las rehabilita. Y lo que las hizo fracasar fue sin duda ese dios bíblico que invocaron que acabo destapando un rostro al cabo de los siglos –tras el concilio- as diabólico aún que el pobre diablo de la tradición cristiana (o judeo/cristiana) que al final resultó ser solo eso, un pobre diablo.

Al que dicen que adoraban los jóvenes que –sin duda chicos y chicas excelentes muchos de ellos- cayeron víctimas de ese odio milenario en la discoteca, en nombre de ese dios bíblico (o coránico lo mismo me da que me da los mismo), el dios del/libro)

No hay comentarios: