ARRIBA ESPAÑA Y QUE SE J...PUIGDEMONT!!!

ARRIBA ESPAÑA Y QUE SE J...PUIGDEMONT!!!
SEMPER IDEM

sábado, noviembre 26, 2016

FILLON Y MARINE LE PEN

De todos los miembros de su partido, Marion Le Pen es sin duda la que habrá emitido un parecer sobre el auge de François Fillon más sopesado y menos agresivo. El “sentido común” -en alusión a la corriente de opinión contraria al matrimonio homosexual-, la línea pro-rusa y la reivindicación identitaria (anti-inmigración y ati-islamista), habrán sido según ella los ejes principales de la campaña de François Fillon y las claves de su victoria en las primarias de la derecha francesa “No creo -habrá declarado también- que la cuestiones socio económicas hayan jugado un papel relevante en la campaña” No hay que olvidar tampoco que Marion Le Pen guarda lazos -en el plano personal- con la derecha francesa por parte de su padre biológico -embajador francés en Eritrea durante la presidencia Sarkozy- que no la reconoció pero con el que estuvo en contacto a partir de un omento de su vida hasta la muerte de aquél. Fillon, Frente Nacional, un debate interesante -apasionante incluso- para españoles (imparciales, y sin antojeras)
Me impuse ayer el deber de seguir desde el principio hasta el fin el debate televisivo -etre la primera y la segunda vuelta- de los dos candidatos de las primarias de la derecha en Francia y no me arrepiento. Se aprende siempre “on live” -en directo- mucho mas que si nos fiamos a la opinión o al testimonio de terceros. Aquí ya me ocupé del tema en una de mis ultimas entradas, y en particular del candidato que me parecía mejor situado -y me lo sigue pareciendo tras el debate de ayer- para alcanzar la victoria el domingo próximo y el seguirle ayer en el cara a cara con su principal contrincante -un rival temible, un peso pesado de la política francesa de antiguo- o me habrá decepcionado. Los hombres públicos y en particular los políticos tiene mil caras por propia definición, de ahí a descalificarles por corruptos -conforme aquel chascarrillo que oí tanto en mis años universitarios (de un tufo anarquista o anarquizante inconfundible) y se vuelve a oír o a profesar tanto hoy, de que el poder absoluto corrompe y si es absoluto corrompe absolutamente- hay una gran distancia que me niego a borrar de un plumazo así sin mas.

François Fillon se reveló ayer en el debate televisivo -de una audiencia récord rodeado de los principales barones (todas las tendencias confundidas) de su propio partido e interrogado él como su contrincante por presentadores estrellas del audiovisual en Francia-, un polemista sin par y un político en las antípodas de la imagen que arrastraba de antiguo, de una figura gris de la derecha francesa de un segundón de nacimiento o de vocación como lo fue durante cinco años del anterior presidente de la República Nicolás Sarzozy que no dudó en mas de una ocasión en humillarle en publico (yo mando y él me obedece, llegó a decir en una ocasión) E hizo trizas sobre todo esa otra imagen que arrastraba también de político pragmático carente del menor perfil ideológico.

En cada uno de los tres grandes grupos de cuestiones en los que se vieron polarizado el debate y las preguntas y respuestas, la economía y la reivindicaciones en los planos social y socio económico, los temas de sociedad -bioética y demás- y los grandes asuntos y conflictos de la política internacional (en particular, la Rusia de Putin, Ucrania y la guerra en Siria) el favorito de las primarias de la derecha supo plantar cara y mantener a raya a su rival en todo momento. Y sobre todo, a mi juicio lo más importante, supo él mismo marcar las reglas del juego. En una de sus novelas guerra civilistas -la Forja de un ladrón” hacía desfilar francisco Umbral a Don Wigberto, viejo banquero (franquista) de la ciudad de provincias en la España de la inmediata posguerra, que hacia bailar a todo el mundo al compás que él les dictaba. “El terreno lo marco yo”

Y es la impresión dominante que se saca del debate de ayer, que se anunciaba muy diferente de como al final discurrió, a tenor de la escalada en los ataques por parte de Alain Juppé, iniciada nada mas conocer los resultados de la primera vuelta. “La ventaja hasta ahora de mi rival declaro el ultimo nombrado (alcalde de Burdeos) es que avanzo hasta ahora camuflado sin dar a conocer su programa”, algo que él se propina desenmascarar. Lo que no habrá dejado de hacer a conciencia presentando a su rival como un ultra-liberal (émulo de Margareth Tatcher) un reaccionario, un nostálgico del antiguo régimen, un aliado de la reacción mas cavernícola y de las mas rancia derecha católica tradicionalista, opuesto al matrimonio homosexual, y al aborto (”a titulo personal”)

Lo que este último habrá sabido neutralizar y desactivar inteligentemente sin entrar directamente al trapo de las acusaciones de su rival, en estos ùltimos días ganándose la adhesión del grueso de los altos cargos de su partido como lo prueba e ilustra la carta abierta con laa firma de doscientos de aquellos denunciando el tono agresivo de la campaña del rival de Fillon. Mano de santo, se diría, porque en el debate de ayer noche contra lo que cabía esperar todo fueron maneras suaves tratándose uno al otro en plan de guante blanco y paños calientes. Como dos buenos amigos, o viejos conocidos, Alain, por aquí, François por allá. Y no había que ver más que las caras relajadas y las expresiones serenas en los semblantes de sus correligionarios -de una y otra tendencia- presentes en los estudios televisivos durante la retransmisión en directo, para concluir que la suerte estaba echada y que así lo habían aceptado de antemano de cara al debate tanto unos como otros.

A Marine Le Pen y al Frente Nacional nuevo look les venían saliendo desde hace un tiempo -desde hace tres años no más, a esta parte- muchos aliados y compañeros de viaje en España La irrupción fulgurante de Fillon viene a trastocarlo todo, y obliga a barajar de nuevo, como lo dan a entender las reacciones a la defensiva del Frente Nacional que por la voz de varios de sus dirigentes viene atacando a aquél en los últimos dias sin descanso. No entro en esa pugna que viene a pre-anunciar la campaña por las presidenciales francesas de la primavera próxima. Por no sentirme ligado ni a unos ni a otros, y por sentirme también en el derecho de esperar a ver, que la situación se aclare para espectadores de fuera como al autor de estas lineas. ¿Ultra liberal, gaullista Fillon? Aunque lo fuera, ni lo uno ni lo otro me parecen motivos de descalificación o excluyentes de por sí. Sobre el gaullismo de Fillon ya me pronuncié en mi entrada anterior.

Y sobre su pretendido ultra/liberalismo (económico) tampoco me pronuncio como no me pronuncié nunca en lo referente al programa tan atacado de recortes y austeridad del partido actualmente en el poder en España y de su nuevamente reelegido jefe de gobierno. Tan opinable -y coyuntural- como el ultra/colectivismo que pregonan la izquierda y en particular la izquierda anti-sistema (e indignada). ¿Reacción de clase el auge de Fillon como lo viene a sostener un comentarista de la prensa francesa? Aunque así fuera, no creemos ye le descalifique de entrada. El asumirlo como aquél parece hacerlo se nos antoja en cambio que acrecienta la credibilidad de su mensaje.

No creo en la lucha de clases, aquí todos ya lo saben. No niego la realidad de las mismas tampoco, y asumo que mi análisis no es ajeno a una visión de clase, o mas bien a la de un desclasado -sin reconocerme en absoluto tampoco en la concepción marxista del lumpen proletariado. Y así es como me asumo. Diqamos, un venido a menos -como las clases medias en la Europa de entreguerras- o un paria/internacional, en el plano del tratamiento que se me infligió de antiguo en los medios. Y por eso sin duda otorgo a François Fillon el beneficio de la duda -y de lo nuevo-, lo contrario de lo que están tentados en hacer algunos, en Francia como en España.

Y me refiero sobre todo -a tenor de lo lo que parece augurar todo lo que se viene publicando estos últimos días- a la derecha religiosa en los medios españoles,que venía apostando por Marine Le Pn desde hace un rato Y a buen entendedor pocas palabras bastan.

1 comentario:

Anónimo dijo...

verdadera causa del veto judio a la integracion de la FSSPX en la Iglesia "Conciliar" del Vaticano:
http://nonpossumus-vcr.blogspot.com.es/2016/11/cerca-del-veto-judio-la-regularizacion.html