domingo, junio 04, 2017

Corazón de Pirata

¡Todas puras, todas niñas!
Me grita un duende al oído
y yo asiento sólo a medias
no del todo convencido

que todavía me escuecen
amor los dedos -¡los cinco!-
de cada mano marcados
en mi rostro ¡en mi alma! ¿Qué digo?

de "niñas", sí, de sueños/puros
y a la vez de poco juicio
que saben muy bien no obstante
sacar las cosas de quicio

¡misterio de inocencia y “maldad”
el corazón femenino!
Que saben hacer danzar
hasta perder el equilibrio

y desestabilizar ¡ay!
al individuo más curtido
y hasta el joven más sensato
¡y hasta estamentos públicos!

¡Oh que misterio terrible,
de los candores malignos
de una mujer/inocente!
¡malignos y a la vez niños!

Y así estaría epilogando
por los siglos de los siglos
sobre el alma femenina
¡hasta perder el juicio!

Si no fuera porque te amo, amor,
y tu amor me marca el rumbo
en las borrascas más recias
como esta (que casi me hundo)

en esa corrida goyesca
que lidié amor a cuerpo limpio
siempre a pecho descubierto
y poniendo la cara (en público)

¿Por qué no? Sin tener que ocultar
nada más que trigo limpio
ni que confesar tampoco
más que el haber hecho el primo

abriendo en par mi corazón,
más de la cuenta ¡qué digo!
Con él siempre en la mano
¡palpitante, derretido!

Buscando, siempre buscando
hasta el último suspiro
el amor de una hada/diosa
del Amor, amor, el más puro

que leí en tus ojos (¿o no
y por eso no te olvido?)
¿Mujer sin corazon, tú amor,
corazon de pirata el tuyo?


Aprender (de nuevo) a esperar
la Ciencia Nueva mi amor
de un mundo que perdió el ritmo
y la cadencia (que dan valor),

dando cuerda a nuestra alma
insuflándola nuevo ardor
poniéndola de nuevo a danzar
¡Flor de eterna repetición!

¡Ciencia Nueva de la Mujer!
Hija de Eros, dios creador,
que tras una larga noche
dio un gran grito y despertó

Ciencia y arte a la vez
de saber vivir (con honor)
bajo la lluvia (entre nubes)
esperando que salga el sol

Arte mi amor de la espera
del instante salvador
cuando se haga otra vez la luz
y triunfe mi Ego (¡mi Yo!)

de vilezas y calumnias
de la insidia y de la traición
del golpe bajo imprevisto
de quien me lo esperaba ¡no!

Cuando llegue mi hora ¡será!
Y el viento me sople a favor
y la Suerte me de un beso
de esos que valen por dos

y me veas al fin como soy
sin máscaras de hierro (¡horror!)
ni esos films que te contaron
de mí, de suspense (y de horror)

Y así al fin me verán todos
los que me aman y los que no
los que me odian o ningunean
que no ganaran ¡voto a dios!

Y será el rechinar de dientes
viéndonos amor tú y yo
surgiendo de esas cenizas
donde moría nuestro amor

No hay comentarios: