ARRIBA ESPAÑA Y QUE SE J...PUIGDEMONT!!!

ARRIBA ESPAÑA Y QUE SE J...PUIGDEMONT!!!
SEMPER IDEM

domingo, diciembre 04, 2016

Burbujas De Mi Amor

Las burbujas suben y suben
suaves y silenciosas
como mis sueños más caros
al cabo de las derrotas

que mueren y que renacen
como tu Ave Fénix ¡Diosa!
que resurge del fuego astral
y vuela en sus alas rotas

y yo me las rompí ¡ay dolor!
en las cumbres peñascosas
pero el sueño no murió ¡oh no!
pese al odio (y a tanta prosa)

Y mientras anduve prostrado
acerté a volar ¡qué cosa!
y a conjurar el Destino
¡qué suerte calamitosa!

asumiendo y encajando
a sorbos y a gota y a gota
la hiel, el aceite amargo
¡elixir de los poetas!

Y así fue como yo cargué
con el peso de la Historia
la mía y la de los míos
¡qué fatalidad grandiosa!

A fuerza de recordarlo
de levantarle las costras
de llagas no bien curadas
de preguntas sin respuesta

que no encontraban a nadie
que se volcase hacia ellas
con ganas -y el temple también-
de acertar a responderlas

y así fue como yo me puse
el ancho mundo por montera
dispuesto a acabar de una vez
con tan pesada hipoteca

la del pasado irresuelto
que yace en tierras remotas
en el Reino del Olvido
como un valle de las sombras

y hasta allí me adentré
en un viaje de ida y vuelta
que me llevó media vida
del que volví sin mascota

yo solo por el camino
con una mano en la otra
de mente fría y despejada
y la sonrisa en la boca

que a ti te ofrezco princesa
mi alhaja -¡la más preciosa!-
porque nació de tu Amor
que me embriagó ¡Dulce copa!


¿Mal de amor, linda corza
el que te tiene así, presa
del llanto y de los suspiros
y convaleciente y enferma?

¿de veras que es sólo eso
lo que te oculta princesa?
así lo quiere amor creer
y a ello me agarro con fuerza

para andar de cabeza alta
para soportar tus ausencias
y no derrumbarme de golpe
del peso de las quimeras

que engañan el corazón
y nos llenan la cabeza
de vaciedades y de viento
y de sueños de grandeza

(lo que me soplaba el duende
de noche entre ideas negras
esperando un nuevo día
¡y otra mañana desierta!)

Y otra semana que pasa
¿qué digo? Que corre y vuela
y tú, reina, sin aparecer
mientras el tiempo se aleja

del día aquel que te conocí
que de fresa se hace sepia
en el arcón del recuerdo
(tan lleno de cosas viejas)

y me pregunto si aquel era yo
y no una copia de mí apenas
el que se enamoro de ti
como un niño, de golpe (a ciegas)

tanto que no me atrevía a decirlo
para que no se me rieran
oyéndome confesar, mi amor,
el amor aquél ¡tristeza!

¡Y me entran ganas de ti otra vez
aunque tu no te lo creas!

No hay comentarios: