ARRIBA ESPAÑA Y QUE SE J...PUIGDEMONT!!!

ARRIBA ESPAÑA Y QUE SE J...PUIGDEMONT!!!
SEMPER IDEM

sábado, septiembre 12, 2015

¿DÓNDE ESTAN LOS FACHAS DE CATALUÑA?

En la foto, la librería Europa, centro emblemático de la extrema derecha (para entendernos) de la Ciudad Condal, situada cerca del Paseo de Gracia en un barrio céntrico –y no precisamente de clase obrera (o emigrante)- de Barcelona. Estuve alli en una ocasión con motivo de una festividad del 12 de octubre pero no conseguí hablar con su fundador. Intrigante como sea, la atonía –lo menos que se puede decir- de los « fachas » en Barcelona y en el resto de Cataluña ante la agravación de la situacion allí a la que impávidos y absortos venimos asistiendo. Pedro Varela mostró en una ocasión hace ya bastantes años –aún lo recuerdo- su pública (y entusiasta) adhesión al papa Juan Pablo II. ¿Detalle trivial? ¿O elocuente y revelador en extremo de una conexión eclesiástica que lo explicaría todo, por cuenta del papel nefasto de antiguo de la iglesia catalana y del Vaticano en los asuntos de Cataluña ?
La hora de la verdad parece acercarse a pasos agigantados en Cataluña y también en el resto de España. Las fotos de la Diada, en particular la de la avenida Meridiana llena abarrotar (o lo parece) –que se habrá vendido la mar de bien en ciertos medios por cima de los Pirineos- no es una foto de guerra pero le falta poco (¿cuestion de tiempo, de unos meses tan sólo?)

Digamos que es una foto de guerra asimétrica, en la guerra civil del 36 interminable. Como la foto (de noche) en la Puerta del Sol, del 15-M. Porque no creo que nadie de los que entran en este blog se atreva en lo sucesivo a negarme la evidencia, a saber, que lo que se ventila en Barcelona y en el resto de Cataluña las semanas venideras no es más que un nuevo capítulo de la guerra de los Ochenta y Tantos años como vengo llamando a la guerra civil interminable entre españoles (del 36) que todavía dura.

Y digamos que sea llegado el momento de ponerse a pensar peligrosamente en tema catalán, léase a razonar y analizar la situacion tan erizada de peligros y amenazas que alli se esta incubando –a marchas forzadas ahora ya, tras la diada más separatista y desafiante que hayamos presenciado hasta ahora- en clave guerra civilista, de la guerra civil interminable del 36 y su modelo matricial, la guerra de Flandes continuada en la guerra de los Treinta Años –lo que dan en llamar Guerra de los Ochenta Años belgas y holandeses-, que fue un poco para nosotros los españoles (por utilizar la expresion de un innombrable) la madre de todas las batallas.

Una vision historica clara y límpida como el agua o como la luz y que se nos escamoteó no obstante siempre de una manera u otra a los españoles, por cuenta de una memoria reconstruida o acomodada que llevaba el sello o la impronta inconfundible del magisterio eclesiástico y de telón de fondo omnipresente la leyenda negra anti-española. Clara y simple y diamatina ya digo, la lección que nos brinda la historia de las guerras de Flandes y del desenlace del gran conflicto entre católicos y protestantes que daría luz a la era moderna y contemporánea y en definitiva al mundo en que vivimos.

El poderío español fue víctima entonces de una puñalada trapera de los papas (pro franceses) de la Roma de su época, que por aquello de « con tal de comer tanto da España o Francia » –de un dicho antiguo en dialecto de la región de Roma (« França o Spagna, purche se magna ») que refejaba bien la memoria (dividida) de los italianos en relación con los conflictos que dirimieron españoles y franceses en los inicios de la Edad Moderna en la propia casa de aquellos– se aliaron en el momento decisivo de la guerra de los Treinta Años con el bando protestante, con la coartada de la conversion del rey de Francia (por aquello de París bien vale una misa) Y ese era el sentido de la frase aquella tan clarividente de Ramiro Ledesma –agnóstico de notoriedad pública- en su Discurso a las juventudes de España, que el catolicismdo habia sobrevivido gracias a España (sic) en Occidente.

No se me escapa no obstante que en lo que tiene de somera y de simplista en apariencia esa visión o enfoque de un capítulo tan crucial de nuestra historia y en definitiva de las raíces ultimas de nuestra decadencia, choca de una manera u otra con la memoria histórica que arrastra el patriotimo francés, pero lo mismo que nosotros estamos dispuestos a revisar la historia de nuestra guerra de independencia y de dar a dios lo que es de dios y al césar –léase a Napoleón- lo que se le debía, también los franceses –me refiero a los franceses auténticos, que aman su país y su propia historia- deberán más pronto o más tarde hacer su propia autocrítica a la hora de enfocar el papel de la monarquía francesa en la consolidación de los poderes protestantes del Norte de Europa, y de su responsabilidad (y culpa) en el estallido de la Revolución Francesa.

Y viene a cuento –por si a alguno se le había ido el hilo de lo que aquí decir estoy queriendo- del papel de Cataluña, léase de la sublevacion catalana instigada por la monarquía francesa (léase por agentes del cardenal De Richelieu) en el momento decisivo de la guerra de los Treinta Años, coincidiendo con la sublevación portuguesa (que es un tema aparte, estamos de acuerdo) Tales aguas tales lodos, todo viene de allí en el contencioso que enfrenta a Cataluña con el resto de España a la que lo quieran o no, algunos catalanes, pertenecen todos ellos de una necesidad metafísica por decirlo de algún modo.

Y es por esa memoria –que arrastran mucho de ellos- de los vencidos de aquella sublevacion (funesta) que fracasó pero que contribuyó no poco a dar la puntilla al poder español en Europa y a su hegemonía en el mundo de entonces. Memoria de los vencidos del Corpus de Sangre (1640) y de la revuelta de los segadores (segadors) –tres años antes nota bene de Rocroi- y memoria de los vencidos de la guerra civil del 36 en Cataluña, un lazo de filiación innegable (adulterina o como se le quiera llamar) que cubre nada menos que tres siglos de historia de España y de Cataluña.

La autonomía, la independencia o la autodeterminación catalanas fueron banderas de las más emblemáticas de los vencidos del 36, algo que ya hice observar en mi penúltima entrada y que aparentemente se entiende mejor fuera de España como me ha sido dado comprobar aqui en Bélgica. Y esa clave guerra civilista se ve y distingue perfectamente al hilo de los acontecimientos que estamos viviendo. Así, la Meridiana resulta ser una bolsa o un reducto -como lo es Sans también en la otra punta de Barcelona-  de oriundos segunda tercera o cuarta generacion de emigrantes de otras regiones de España que protagonizaron la gran emigracion interior de la década de los cincuenta y que como la que siguió unos años más tarde (finales de los cincuenta y principios de los sesenta) más allá de los Pirineos tuvo un marcado carácter guerra civilista. Como el éxodo (mutatis mutandis) de sirios al que asistimos (…)

Huían (un decir) de Andalucía y de Aragón las clases vencidas en la guerra civil –a la Cataluña vencida en la guerra civil, que mantuvo nota bene encendida la esperanza en zona roja durante todo el tiempo (casi) de la contienda- que arrastraban una memoria de vencidos que transmitirían a sus descendientes por la vía de los testimonios o de los silencios más elocuentes que las palabras, como aquí ya lo tengo señalado.

¿Son mayoría no obstante los oriundos traidores contra los catalanes (leales) de pura cepa por decirlo así y que nadie se sienta ofendido? Lo dudo. Como parece ilustrarlo la personalidad del principal protagonista de esa movida independentista que estamos viviendo a saber el presidente de la Generalitat, un (pequeño) burgués de Barcelona que guarda a todas luces agravios personales contra una aristocracia catalana de nuestras culpas y pecados, que supo no obstante estar del lado de España durante la guerra civil se diga lo que se diga.

¿Y los fachas de Barcelona y de Cataluña en todo esto? La pregunta del millón, que me trae a la mente la noticia de la muerte de un histórico de la falange catalana, Roberto Ferruz, que fue el padre fundador –él y no otro, ni Sigfredo Hillers ni Maestu, sólo ahora caigo en la cuenta- de lo que se daria en llamar la falange de izquierdas, o falange rebelde, de falangistas puros joseantonianos (léase anti-franquistas), el primero (sic) que lanzó el grito aquel de Falange Sí Movimiento No (y el de Franco traidor) -que otros hicimos (¡ay dolor !) nuestro propio de muy jóvenes- en un acto conmemorativo oficial del Movimiento en la Ciudad Condal (en 1966)

Genio y figura porque en su sepelio se le habrá dedicado un semblaza -como un retrato (a fe mía) de cuerpo entero-, que lo imginaba en guisa de conclusión o de colofón de la evocación necrológica asaltando (sic) –como un alma en pena- otra sede del movimiento (franquista) (!) (Tristeza y desolación (magna) Mientras Cataluña se acerca a pasos agigantados al borde del precipicio, algunos se diria que demuestran –por cuenta del homenaje al falangista catalan recientemente fallecido- sentirse en la necesidad irreprimible de seguir haciendo la guerra a los muertos.

Todo un símbolo. La muerte del falangista cripto anarquista catalán se produce justo en el momento que algunos en Cataluña –con visos de poder acertar (esta vez) en el empeño- se aprestan a tomarse la revancha del 36. ¿Misión cumplida ? No quisiera ser injusto o cruel pero me imagino un poco asi a Roberto Ferruz (Camacho), revolviéndose de alegria revanchista en su tumba, por los suyos, anarquistas vencidos de la guerra civil (que en paz descanse como sea)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

desde su fundació, cedade nunca fue realmente "extremaderecha" ni propiamente franquista. Se inspiraba más bien en el wagnerismo y en un ns moderado, siendo sus presidentes, j. mota c. ruiz y p. varela de etica cristiana aunque no vaticanista. una caracteristica de cedade era que sin ser partidaria de un estado federal sí reconocia las particularidades identitarias de las diversas regiones de España.
En una reunion organizada por cedade en la abadia del valle de los caidos incluso participo Garcia Rebull, militar y divisionario de la Blau o de la 250 en el frente del este. Cedade nunca se autodefinio como fascista y menos como "facha" (palabro inventado por los rogelios).Se autodisolvio poco despues de 1992.
Sí se definió como NS y fue en los años 80 uno de los lúcidos cerebros que previno la invasión que viene produciendose desde los años 60. P

Juan Fernandez Krohn dijo...

Tienes razón, facha es un invento de los rojos, de la guerra civil en zona roja -y no sé si antes también- con toda la carga despectiva y peyorativa que la palabra (mala) facha comporta, y sin duda lo decían -las mujeres todavía más, y con mayor inquina- en alusion a los uniformes y demás acompañamientos coreográficos y de vestimenta de la otra zona (léase, nacional)

No obstante en el FES, en los tiempos que yo allí milité -finales de los sesenta, principios de lo setenta- era una palabra que se asumia en un espiritu (aparentemente) de desafio -en mi caso por lo menos era así-, "sí, facha y a mucha honra" o algo asi, y creo recordar que en los demas sectores que hoy se dan en llamar patriotas, también se usaba en ese sentido, yo por lo menos que no frecuenté medios del "otro" bando, siempre la oi a mi alrededor, como una apelacion de origen -por contraposición a "rogelio" (que tú usas)-, que no engañaba.

En mi artículo las uso igualmente -"facha" y "extrema derecha"- con intencionalidad descripitiva, como las usan algunos en esos medios patriotas , Ernesto Milá sin ir mas lejos, que tiene dedicados sesudos (e interesantes) análisis al fenómeno de la extrema derecha (sic) No conocí a Pedro Varela -de madre alemana por lo que tengo entendido-, como ya lo tengo aquí declarado, no sabía que habia sido dirigente del CEDADE, y no tenía in mente a ese grupo tampoco -hace ya mucho disuelto- al escribir mi artículo.

Pero sí conocí a los otros dos que citas, Mota, y Christian Ruiz, de la última época de CEDADE en la sede que tenían en Madrid junto a la plaza de Vázquez de Mella detrás de la Gran Vía, y creia que fue por vuelta de 1993, pero por lo que dices, debió ser dos años antes (en 1991) -en una de mis visitas fugaces a España viviendo yo ya en Bélgica- y asistí, dándome a conocer, a una conferencia que tenían orgnizada en la sede aquella tarde. Me presenté -con mi nombre y mis dos apellidos- como un antiguo del FES "de hacía muchos años", lo que me pareció que les producía un ligero sobresalto. Recuerdo que Christian Ruiz me dijo que estaban en fase "light" (sic) Nunca supe más de ellos.

No abordas no obstante el fondo de lo que entiendo denunciar en mi artículo, a saber la atonía que esos medios patriotas (catalanes) o como haya que que llamarlos -la revista Mediterráneo Digital por ejemplo que da tribuna (con gran realce) a Ynestrillas- están observando en relacion con la agravación de la situacion allí. ¿O hay que intrpretarlo acaso como una consecuencia o un colorario del respeto a las particulariddes identitarias (sic) a las que aludes en tu mensaje?

Lo digo mientras me viene un botón de muestra de lo más ilustrativo a la mente, el de Joaquín Bocacha, uno de los autores más difundidos por la Libreria Europa que se destapó hace ya algun tiempo confesando enunas declaraciones que le leí por internet que tenia colgada la estelada en la fachada de su casa. ¿Te sigue pareciendo poco fundado mi articulo? De todas formas, pienso que tal vez habria tenido que "mojarme" algo más en este artículo, como ya lo tengo hecho no obstante en otras entradas más antiguas de mi blog?

Sin trampa ni carton. Soy contrario al uso del habla catalana -como lo era la Falange de la Victoria y de la inmediata posguerra (hasta el 45, por lo menos)-, que me parece la raíz última (y envenenada) del problema catalán, y la madre en suma de todos nuestros males en Cataluña. Como aquí ya lo tengo abudantemente explicado.

Algo que sin duda se ve mucho mejor desde Bélgica, y tal vez mejor aún desde su zona flamenca por donde pueden venirnos los goles mucho más pronto de lo que algunos se creen. Piensen lo que piensen en el tema los fachas de Cataluña (o como haya que llamarles)

Los catalanes se precian de hablar el mejor castellano de España ¿por qué no van hasta las últimas consecuencias de esa pretension tan noble y lo perfeccionan todavía más abandonando ese bilingüismo corruptor tan cargado de negros presagios las horas que corren?

Saludos